lunes, 22 de diciembre de 2014

La Navidad y la adicción a la comida


Una de las explicaciones  de los procesos y conductas que pueden contribuir a la aparición de la obesidad es la supuesta adicción a los alimentos. Un reciente estudio “Eating addiction”, rather than “food addiction”, better captures addictive-like eating behavior" publicado en la revista Neuroscience & Biobehavioral Review nos proporciona una visión del tema que puede tener repercusión en el tratamiento y la prevención de la obesidad.
Los autores prefieren utilizar el término “adicción a comer” que adicción a alimentos, para resaltar el comportamiento adictivo que lleva a comer. Al igual que en otras adiciones, el comer puede convertirse en una adicción en individuos susceptibles y en situaciones donde los alimentos sabrosos y con alto contenido calórico son fácilmente accesibles.
La adicción se refiere normalmente a sustancias como la nicotina o el alcohol pero hay situaciones no relacionadas con sustancias en la que también se usa, como al adicción al juego. En alimentos también se suele utilizar el término adicción (“soy adicto al chocolate”, o al azúcar), estando implicados mecanismos y circuitos cerebrales del sistema nervioso central de recompensa y refuerzo. El que se activen estos mecanismos depende de factores genéticos, psicológicos, sociales y/o ambientales.
La idea de que hay alimentos adictivos como el azúcar proviene de estudios en animales, difíciles de trasladar a humanos ya que los humanos no comemos "aislados" los alimentos, y pueden, a menudo, influirnos aspectos psicológicos y psiquiátricos como la memoria, el aburrimiento, la vergüenza, la culpa, el hábito, el impulso, la contención, la presión y la ansiedad.
Estas son las ideas destacadas del artículo:
·         No disponemos de pruebas de que haya adicción a  determinados alimentos en humanos.
·         El término “Adicción a  comer” describe un comportamiento adictivo.
·         Una "Adicción a comer" no está necesariamente asociada con la obesidad.
·         Las estrategias de prevención de la obesidad deberían centrarse en la “Adicción a  comer”.
·         Habría que tener en cuenta la  posibilidad de etiquetar la "Adicción a  comer” como un trastorno de la conducta.
Leído en la recomendable web del Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación EUFIC, a través de Alex Pérez.
 
 
 
 
En estas fechas navideñas los excesos en la comida están a la orden del día, y los comportamientos relacionados con la misma influyen de forma especial. Las pobres frutas y verduras se despiden durante unos días para dar paso  a los pavos, corderos, turrones, mantecados, polvorones, y otros alimentos sabrosos y caloríficos. Desde el grupo de educación sanitaria y promoción de la salud del PAPPS os deseamos felices fiestas y os recordamos los consejos para pasar una Navidad con salud.
Habrá que intentar no caer en un comportamiento adictivo con la comida estas fiestas. Yo lo voy  a procurar y el que tenga dudas se puede pasar el test de adicción a alimentos de la universidad de Yale