lunes, 26 de enero de 2015

Ética en prevención (1). Responsabilidad individual y social por la salud

"Pensemos en los montañeros que se accidentan o se pierden en la montaña, los candidatos a un trasplante de pulmón que siguen fumando, los enfermos del corazón que se niegan a abandonar una vida estresada, los obesos que no moderan la ingesta de alimentos, las personas que practican un sexo inseguro, los que no siguen las recomendaciones de sus médicos, los que sufren accidentes de motor por exceso de velocidad y/o sin haber usado el cinturón o el casco. Si todos ellos están bien informados de los riesgos que asumen voluntariamente, perderían el derecho a reclamar la misma atención sanitaria que los demás en el sistema público de salud. La sociedad no parece deberles lo mismo que al resto de los enfermos".
Este es el “escenario clínico” que nos propone el recomedable artículo publicado en la Revista Española de Salud Publica ¿Quién es el guardián de nuestra propia salud? Responsabilidad individual y social por la salud.
 

El artículo reflexiona sobre la importancia de que las personas se responsabilicen sobre sus estilos de vida que pueden causar enfermedad, si la sociedad puede pedir responsabilidad a las personas sobre sus decisiones en salud y quien tiene que acarrear con las consecuencias de estas.
Son dos los principios éticos que se analizan en profundidad en el artículo, el de la autonomía de las personas (responsabilidad individual en las conductas en salud y cuáles son sus determinantes),  y el de justicia en el manejo de los recursos necesarios para atender las consecuencias de las decisiones en estilos de vida.
Las conclusiones me parecen muy acertadas: "Resumiendo, la autorresponsabilidad tiene un papel en la política sanitaria porque contribuye a mejorar el cuidado que las personas se deben a sí mismas. Pero utilizar el argumento de la autorresponsabilidad para recortar las prestaciones públicas de salud o para priorizar a la baja a los enfermos en el acceso al sistema sanitario es falaz. En primer lugar, porque por lo general es imposible determinar el grado de responsabilidad individual por la salud. Y, en segundo lugar, porque lo que debemos a los enfermos no viene determinado por sus elecciones voluntarias, sino por el valor de la elección y el valor de la salud. El primero depende a menudo de los determinantes sociales de la salud y el segundo está ligado a la idea de salud como un bien en y por sí mismo".
 

 

jueves, 22 de enero de 2015

¿Es el tener cáncer una cuestión de mala suerte?

Un reciente artículo publicado en El País “El factor suerte del cáncer ha llamado mi atención: “En el mundo real, el cáncer es también un infinito juego de azares. Gran parte de los tumores conocidos no se deben a factores externos y evitables, como fumar, ni a razones hereditarias escritas en los genes, sino también al puro azar. Ahora, un estudio ha cuantificado cuánto pesa ese factor suerte en el cáncer. Sus resultados, publicados hoy en Science, confirman que la “mala suerte” explica dos tercios de todo el riesgo de cáncer en un tejido mientras que las variables genéticas y ambientales explican otro tercio. La mala suerte se debe a “mutaciones aleatorias que suceden durante la división normal de las células madre cuando estas se producen en genes que intervienen en el desarrollo del cáncer”.
 
Chocante artículo que cuestiona lo que todos sabíamos sobre la relación entre estilo de vida y aparición de cáncer. Si, como afirma la organización Cancer Reserach de Reino Unido RU, se pueden evitar 600.000 canceres en los próximos 5 años en Reino Unido cambiando estilos de vida (dejando de fumar por ejemplo), ya no valdría la pena intervenir ya que la suerte no es controlable. Este articulo también contradice, en cierta forma, los estudios epidemiológicos que nos dicen que el riesgo de cáncer de pulmón es 18 veces más alto en fumadores que en no fumadores y que más del 75% de este cáncer se debe a fumar.
Sin querer entrar en profundidad en el análisis del estudio, quizás lo que haya fallado es la interpretación que hacen algunos periodistas como se ha publicado en otro periódico The Guardian. Como dice el artículo de The Guardian hecho por un estadístico, explicar un estudio con estos titulares ("El factor suerte del cáncer") es una chorrada mayúscula y nos da las razones en contra de pensar que tener cáncer es solo cuestión de mala suerte en todas las ocasiones. En el estudio se habla de riesgo de cáncer en los diferentes tejidos pero no del riesgo absoluto de tener cáncer.  Según el estudio de Sciencie, se ha encontrado relación entre el numero de divisiones celulares y riesgo de cáncer pero no  dice nada sobre la proporción de canceres que son debidos solo a errores en la división celular.
El hecho es que la International Agency for Research on Cáncer del a OMS ha tenido que emitir una nota de prensa dando sus razones por las que la mayoría de los canceres no son debidos a la mala suerte. Puede ser que en un cáncer no muy frecuentes, como el osteosarcoma o el meduloblastoma, la suerte influya pero hay canceres como el de estomago, cuello de útero e hígado en los que hay factores ambientales decisivos en los que las bacterias y virus desempeñan un papel fundamental. En otros, como el cáncer de pulmón, el estilo de vida es decisivo para su aparición. 

Claramente hay que seguir insistiendo en la importancia de los factores ambientales y estilo de vida que justifican una parte importante de canceres y no quedarnos a lamentar nuestra mala suerte. Así lo vamos a seguir haciendo desde nuestro blog, recordando todo aquello que podemos hacer para su prevención (Nuevas recomendaciones para prevenir el cáncer).  

 

lunes, 19 de enero de 2015

De que enferman y mueren las personas. Atlas Mundial de la Salud

Actualizar lo que sabemos sobre las causas de muerte a nivel mundial, y sus tendencias, es el objetivo del recientemente publicado estudio en la revista The Lancet  "Global, regional, and national age–sexspecific all-cause and cause-specific mortality for 240 causes of death,1990–2013: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2013". La esperanza de vida a nivel mundial ha subido de 65,3  a 75,5 años de 1990 a 2013, existiendo grandes diferencias en esta y en las causas de mortalidad según el nivel socioeconómico de los países, el sexo y la edad.
El estudio analiza también las causas principales de perdida de años de vida, llamando la atención que aun haya países en los que la primera causa sea la diarrea, las infecciones respiratorias o la infección por VIH. También es dramático ver que en algunos países como Siria la primera causa de perdida de años de vida sea la guerra.  En los países occidentales son las enfermedades cardiacas las principales causas de perdida de años de vida como se ve en la siguiente imagen tomada de la web VOX.
 
 Este estudio coincide con el lanzamiento en nuestro país  de la web Atlas Mundial de la Salud que trata de describir y analizar las condiciones de salud en las que viven más de 6.000 millones de personas en casi doscientos países, ofreciéndonos información contrastada, actualizada y fácil de comprender. La información está estructurada en cuatro grandes bloques:
 
  • Determinantes sociales de la salud, en el que se abordan algunos de los factores que condicionan e influyen en la salud de las personas y las sociedades, como el medio ambiente, la educación o el nivel de renta.
  • Panorama epidemiológico, en el que se analiza de qué enferman y mueren las personas en el mundo actualmente.
  • Acceso a cobertura sanitaria, en el que se analizan las posibilidades que tienen las personas en los diferentes países de disfrutar de servicios de asistencia sanitaria, vinculándolo además con la inversión pública y privada que cada país realiza.
  • Estilos de vida y factores de riesgo, en el que se analizan las relaciones entre nuestra forma de vida y algunas de las enfermedades y factores de riesgo que más inciden en nuestro estado de salud, como son el sedentarismo, la obesidad, el tabaquismo o las patologías mentales, entre otras.

 
En la pagina Estilos de vida y factores de riesgo podéis encontrar estadísticas sobre estilo de vida, con datos curiosos como que la prevalencia de tabaquismo llega hasta el 70% en países como la Federación Rusa. Un dato demoledor.
 
 

 
 

jueves, 15 de enero de 2015

Ayuda a tus pacientes a dejar de fumar en el 2015


Ayudar a dejar de fumar a nuestros pacientes fumadores es lo que nos propone  la Academia Americana de Medicina de Familia AAFP con su reciente iniciativa Ask and Act Tobacco Cessation Program. Teniendo en cuenta que el 70% de los fumadores quieren dejar de fumar y que el 95% de los que lo intentan solos vuelven a fumar, el programa nos anima  a los médicos de familia a PREGUNTAR a nuestros pacientes sobre el consumo de tabaco y a ACTUAR ayudándoles a dejar de fumar. Con el nuevo año muchos de nuestros pacientes fumadores se están planteando dejar de fumar, y es una buena oportunidad para intervenir. 
La AAFP nos da dos razones importantes para intervenir, la primera es que la intervención de un profesional sanitario puede más que doblar las tasas de éxito en el intento de abandono del tabaco, y que los pacientes están más satisfechos con su médico de familia si este le oferta ayuda para dejar de fumar. La ayuda del profesional sanitario para dejar de fumar, mediante apoyo conductual psicológico y fármacos, multiplica por 2,5 la probabilidad de éxito a los 6 meses en el abandono del tabaco, según el recientemente publicado estudio "Prospective Cohort Study of the Effectiveness of Smoking Cessation Treatments Used in the “RealWorld”.Para ayudar a dejar de fumar la AAFP ha elaborado una serie de material disponible para los médicos de familia americanos:
 Una interesante iniciativa de la AAFP que podéis complementar con el recomendable video del profesor Mike Evans What is the Single Best Thing You Can Do to Quit Smoking? en el que da una serie de consejos para el “viaje” que supone el abandono del Tabaco.
 
 

lunes, 12 de enero de 2015

Entrevista a Álex Pérez, del blog El Piscolabis

Hoy entrevistamos a Álex Pérez, que escribe el interesante blog El Piscolabis, dentro de una actividad colaborativa de entrevistas cruzadas entre el blog educacionpapps y el Piscolabis en la que intercambiamos puntos de vista sobre cosas que nos gustan e interesan como la alimentación, la actividad física y mas cosas. Ver entrevista cruzada en el Piscolabis
 
Previamente Alex, ¿te parece bien hacer una breve descripción de tu perfil profesional? 

Me dedico a la dietética y la nutrición humana desde hace quince años. Como muchas compañeras (es una profesión mayoritariamente femenina) y compañeros, mi carrera profesional ha sido como una carrera de obstáculos. Muchos pequeños proyectos que me han permitido ir desarrollándome a nivel profesional. Eso sí, siempre he estado muy vinculado a la actividad física: consulta en centros deportivos, formación de personal técnico deportivo, colaboración con instituciones públicas del ámbito de la salud y la actividad física, redacción de contenidos para medios de comunicación (alimentación y actividad física) y otros cuantos proyectos más. 
 
Las preguntas 
 
1.   ¿Por qué empezaste a escribir tu blog el Piscolabis?
Me dedico a aconsejar a las personas sobre alimentación para mejorar su salud. Siempre me ha gustado escribir. Siempre me ha gustado hablar de ejercicio (y practicar deporte) y me apasionan las vías comunicativas que las nuevas tecnologías nos ofrecen. Ponlo en una coctelera y agita enérgicamente. Así surgió el Piscolabis. Compaginar dedicación y devoción, disfrutar.
  
2.   El enfoque que tienes de la alimentación siempre va unido a un especial interés y fomento de la actividad física. Nos puedes explicar las razones.
Me encanta que me hagas esta pregunta. El ser humano ha tardado millones de años en desarrollar un organismo y hacerlo eficiente para poder caminar, colgarse de un árbol, arrastrarse, correr de vez en cuando (¡si viene el lobo!), cazar y recolectar. No podemos pretender cargarnos de un plumazo el uso para el que nuestro cuerpo ha evolucionado. La condición física nos ha propiciado sobrevivir como especie hasta que, llegado el momento, cuando ya no necesitábamos tanto de la caza ni la recolección al empezar a practicar la agricultura y la ganadería, tuvimos más asegurado el acceso a la comida. Dedicando más tiempo para comprender cómo funciona nuestro entorno y menos tiempo para sobrevivir hemos podido desarrollar la tecnología, desde las primeras herramientas y la rueda, hasta llegar al iPhone 5. Todo eso en apenas 10.000 años, desde el Neolítico a nuestra época. Que son poquita cosa desde que apareció Lucy, la primera homínida (Australopithecus), hace algo así como 4.000.000 de años. A medida que hemos tenido más comida hemos dominado más nuestro entorno, hemos desarrollado más tecnología y no tenemos necesidad de movernos tanto. Una ventaja evolutiva que se nos ha vuelto en contra: la poca actividad física y la abundancia alimentaria nos conduce a sufrir alteraciones fisiológicas, a la enfermedad.
Esos dos aspectos tan básicos del ser humano, la alimentación y la relación física que establecemos con el medio donde nos ha tocado vivir, están íntimamente ligados. Vas al trabajo, te mueves y tienes que comer y beber. Vas a hacer una excursión por el monte, caminas y tienes que comer y beber. Estás con la familia de celebración y tendrías que moverte, y tienes que comer y beber. Viajas en tus vacaciones, caminas mucho y tienes que comer y beber. Estás enfermo y tienes que moverte (¡también!) y comer y beber. No puedo entender la alimentación sin la actividad física. 
 
3.   ¿Crees que la incorporación de la figura de un dietista-nutricionista en los equipos de AP puede ayudar a hacer disminuir el índice de obesidad de la población española?
Rotundamente sí. Los dietistas-nutricionistas somos un elemento clave en la implementación de lo que dice la ciencia de la nutrición sobre la alimentación, para que deje de ser un problema por su mal uso y pase a ser un medio de prevenir, mantener y mejorar la salud de la población. No sé cómo podemos encajar en los equipos de primaria (eso ya es tema de los gestores) pero lo que está claro es que se necesita un profesional sanitario que adapte consignas tales como el control de las calorías y las grasas, la distribución de las comidas, la necesidad de mantenerse bien hidratado, el uso adecuado de alimentos de diferente índice glucémico  (azúcares o farináceos) etc, las interacciones entre alimentos o con los fármacos,… para adaptarlas a la cocina de los hogares, o incluso, al momento de decidir la compra de los alimentos en el comercio, el mercado o el súper.
 
4.   ¿Cómo crees que podríamos transmitir mejor a nuestros pacientes la importancia que tiene para mantenerse sano el hacer una alimentación saludable y una actividad física adecuada?
Sinceramente, en 5-10 minutos de consulta tenéis que hacer tanto trabajo que no sé si está en vuestra mano mejorar ese aspecto. Si fuera posible, los médicos y enfermeras que ofrecéis una atención primaria a la población tendríais que desarrollar mas programas de salud comunitarios desde los centros de salud. A veces nos olvidamos que somos seres sociales, y que la comunidad dónde habitamos tiene una fuerza impresionante sobre nosotros, incluso sobre nuestra salud. Mi opinión es que planificando y ejecutando programas de salud comunitaria más potentes (y obviamente dedicando más recursos a ello) mejoraría mucho la salud de la población. ¿Y quien conoce más a la población que los equipos de atención primaria? En general, vamos al médico por cualquier banalidad que creemos importante. La comunidad debería desarrollar otros medios para quitar carga asistencial a los médicos de atención primaria. Puede que estemos demasiado medicalizados, y eso nos genera una falsa seguridad de que siempre nos van a curar de todo y nos hace poco responsables sobre la propia salud.
De una forma inconsciente creemos que no nos hace falta esforzarnos en cuidarnos, puesto que nuestro fantástico sistema de salud universal lo hará por nosotros. En cierto sentido, es una perversión del uso del sistema sanitario. 
 
5.   ¿Qué consideras que es más efectivo para el control de la obesidad: la educación nutricional de la población o incidir sobre la normativa que de alguna manera influye en los contenidos nutricionales de los alimentos (grasas y azúcares, principalmente)?
En la democracia el poder emana (o tendría que hacerlo) del pueblo. No por ello la sociedad está exenta de normas que garanticen la convivencia de las personas que la forman. El bien de la comunidad debe estar por encima del bien individual. En salud ocurre lo mismo. Las personas deben tener libertad para elegir lo que quieren comer. Pero la libertad debe ejercerse con conocimiento, mediante una buena educación sanitaria: a través de la escuela, centros de salud, farmacias, otros agentes de la comunidad,…
Por otro lado, modificar la composición de alimentos elaborados para obtener un perfil nutricional más saludable y regularlo mediante una normativa está muy bien. Pero considero más efectivo actuar firmemente frente a la publicidad engañosa o frente a estrategias comerciales poco lícitas o con segundas intenciones. Los intereses que hay de por medio son grandes. Entiendo que es complicado afrontar estos temas, pues la industria alimentaria es poderosa y tiene muchos recursos y muchas y buenas cabezas pensando. Pero creo que la industria ganará más si el consumidor gana en salud (¡de verdad!) con el uso adecuado de sus productos.
También es muy importante favorecer el consumo de alimentos saludables frente al de los que no lo son tanto. Las campañas de promoción de consumo y buen uso de fruta y verdura, pescado, pan y otros alimentos básicos, tienen mucha repercusión en la salud de la población.
 
6.   ¿Qué herramientas nos recomendarías a los profesionales sanitarios de AP para fomentar el estilo de vida activo entre nuestros pacientes?
Las rutas saludables. Los grupos de paseantes podrían también incluir a médicos (¿por qué no?) o enfermeras. El mejor ejemplo es el que da uno mismo. Un médico caminando con sus pacientes. Sería genial. El componente socializador es fundamental cuando hablamos de cambio de hábitos, de restablecer o de instaurar conductas saludables. El trabajo en grupo es el que da mejor resultado.
En la transmisión de los buenos hábitos, el implicarse en proyectos fuera del ámbito estrictamente médico de atención primaria, acerca al profesional sanitario al paciente, y le abre a una nueva dimensión de trabajo en salud. Para eso las redes sociales son una herramienta formidable. 
La prescripción de ejercicio. En Catalunya tenemos implementado en programa PAFES (Pla d’Activitat Física, Esport i Salut), http://pafes.cat dónde se forma a los médicos de atención primaria en la prescripción de la Actividad Física y a usar los recursos comunitarios para ello. También a los profesionales del deporte y el ejercicio a trabajar con personas con ciertas patologías a las que se les ha prescrito ejercicio. La época de los recortes no podía dejar de afectar a este plan. Es una lástima, pues con un programa así se puede realizar un  excelente trabajo asistencial, terapéutico y preventivo. Si se le dedicaran los recursos necesarios para llevarse a cabo en toda su dimensión, y en el resto del estado también se aplicara, no tengo duda alguna de que los indicadores de salud sobre muchas patologías crónicas (diabetes, hipertensión, obesidad, hipercoleterolemia, artrosis, depresión,…) mejorarían mucho, sobre todo a nivel de la propia percepción de salud por parte del enfermo http://canalsalut.gencat.cat/web/.content/home_canal_salut/professionals/temes_de_salut/activitat_fisica/documents/guiadeprescripcioversioextensa.pdfGuía de Prescripció d’Exercici Físic (en català)
Para la gente más joven, o no tan joven, con cierto perfil tecnológico (sin necesidad de que sean frikis), los cuantificadores o wearables son una excelente herramienta. Entre otros parámetros pueden monitorizar la actividad física, la calidad y cantidad de descanso, y la alimentación diaria. Puedes marcar tus propios objetivos: te evalúan, te animan, compartes, etc…, todo  a través de una pulsera interconectada con diferentes dispositivos (teléfono, ordenador, tablet,..) Ahora ya existen dispositivos con frecuencímetro por infrarrojos (sin la incomoda banda pectoral) integrado en la misma pulsera. La frecuencia cardíaca puede ser más fiable para saber el nivel de actividad física que otros parámetros. 
 
7.   ¿Qué dietas recomiendas a tus pacientes, y qué opinas de la dieta Dukan?
Me quedo con la dieta mediterránea, puesto que es el mejor patrón alimentario que conozco. Hay que adaptada a los objetivos y necesidades que nos planteemos. Tan mediterránea puede ser una dieta de 1100 Kcals como una de 2500 Kcals, simplemente hay que adaptar las cantidades de los diferentes alimentos que la integran para así poder mantener cierta proporcionalidad nutritiva.
Fruta y verdura abundante (5 raciones al día), farináceos (integrales sobre todo), legumbres, carnes magras y pescado, huevos, frutos secos, lácteos con poca grasa, aceite de oliva: estos son los alimentos básicos que la integran. Respetar cierta proporción energética: un 55% de las Kcals deben provenir de los carbohidratos, un 30% de las grasas y un 15% de las proteínas.
Sobre la dieta Dukan. Un profesor que tuve, catedrático de bromatología, el Dr. Abel Mariné, venía a decir que las dietas milagrosas son tan atractivas como aburridas son las dietas saludables. A ambos tipos de dieta las relaciona un principio de proporcionalidad inversa. A los que “vendemos” salud nos falta envolver bien el paquete para que el regalo sea más atractivo. Y hacer buenas campañas de promoción. A veces no somos buenos comerciales (yo me incluyo). Unas lecciones de técnicas de venta y de marketing para mejorar los resultados de nuestras “ventas” nos vendrían muy bien… En definitiva, nos guste o no, la salud no deja de ser algo así como un bien de consumo. Y como tal, obedece a las leyes del mercado.
La dieta Dukan, estrictamente en términos de control de peso, es pan para hoy y hambre para mañana. Se suele adelgazar muy rápidamente, con la misma velocidad que después se recupera el peso inicial, o incluso se ganan más kilos. Y ojo con las personas que tengan alguna patología de base renal o hepática, pues puede generar problemas por sobrecarga en estos órganos, sobre todo en la primera fase de la dieta, puesto que se trata de un planteamiento alimentario hiperproteico. Y si hay patología cardíaca, es mucho más peligrosa.
No se la recomendaría ni a mis padres. ni a mis hermanos, ni a mis amigos. Con eso ya está todo dicho.
 
 

8.   ¿Cómo te cuidas con la alimentación?
Mi dieta es de lo más normal. Me gusta comer y puedo comer de todo. Y en mis épocas de más dedicación deportiva, soy literalmente una lima, de los que es más barato comprarles un traje que invitarles a comer. Desayuno café, alguna fruta y un bocadillo a media mañana. A medio día como farináceo con verdura o ensalada y carne (más que pescado) y alguna fruta. Suelo merendar algo de fruta o un mini bocata. Ceno con mis hijos: somos soperos, algo de verdura o ensalada y un poco de carne, pescado, y una fruta o yogur (pocas veces). Suelo incorporar algún alimento “especial” a la dieta: ahora estamos en la fase “miso”, un fermentado de soja al que se le atribuyen propiedades positivas sobre la flora intestinal (microbiota). Alguna vez suelo picar frutos secos. Mi plato preferido el buen pan con jamón, untado con tomate (a la catalana) un chorrito de aceite de oliva y un vasito de vino. Lácteos pocos (es un tema de aversión puro y duro: ni alergia, ni intolerancia, ni filosofía anti-lácteos, simplemente no me gustan, salvo los yogures).
Compro en el mercado municipal. Dónde realizas la compra de alimentos ya puede condicionar tu salud. El mercado es uno de los lugares dónde más feliz me encuentro. Rodeado de alimentos. Para mi, los mercados son como museos de alimentos, donde puedes comprar obras de arte a un precio más que asequible. Me encanta dejarme querer por las vendedoras que me conocen desde hace muchos años. Hay un vinculo de confianza y una interacción que me encanta, que no se establece en otro tipo de comercio alimentario. Y me gusta mucho hablar con la gente mientras espero el turno para que me atiendan. Muchas veces aprovecho para hacer promo de la salud hablando de alimentación, dietética y nutrición. En el mercado se encuentra producto de calidad y a un precio muy razonable. También compro alimentos en el comercio de barrio y en el supermercado, marca blanca y marca no blanca. Productos básicos y productos más elaborados. Me gusta la cocina de batalla, de cada día. Eso sí, no me pidas que cocine platos demasiado sofisticados. Y me salen unos arroces fantásticos. Mi madre es de la “Horta valenciana” y mi padre de la comarca del Alt Millars, en la provincia de Castellón…, no podría ser de otra manera. Arrocero soy. 
 
9.   ¿Qué experiencia tienes y cuál es tu opinión sobre las nuevas tecnologías emergentes como las aplicaciones para móvil y las wearables en estilo de vida?
Sobre los wearables (portables) o cuantificadores tengo depositadas grandes espectativas. Hace tiempo que soy usuario y recomiendo el uso de los dispositivos Fitbit, puesto que son una herramienta muy potente para que las personas sedentarias conscientes de que deben cambiar al estilo de vida activo, incluso las que están en una incipiente fase de contemplación, den el paso hacia adelante en la actividad física. Utiliza el modelo SMART, que define objetivos específicos, medibles, adaptables, importantes y con plazo temporal, amplificado por el efecto de la socialización y la novedad tecnológica. 
El mercado de las aplicaciones de móviles se va depurando. Hubo un boom que ya está dando paso a una fase de maduración. Las buenas aplicaciones perduran y se van actualizando, mientras que las que nos son buenas, pasan a mejor vida.
El uso de las redes sociales para promocionar la salud poco a poco se va entendiendo mejor. Las redes sociales tiene sus reglas de funcionamiento y sus dinámicas. Hay que saber moverse en ellas y hablar el lenguaje que los usuarios reconocen como auténtico. Todo lo demás son esfuerzos que se pierden. 
 
10.       Las personas con más nivel educativo y económico social están dejando de fumar con mayor frecuencia que las clases menos favorecidas. ¿Cómo crees que afectan las desigualdades sociales a la alimentación saludable y al nivel de actividad física, y a otros estilos de vida?
 La gente con problemas económicos y sociales tiene un peor acceso a la salud, es obvio. Y muchas veces, se despreocupa de si misma. Necesita satisfacciones más intensas y rápidas para compensar de alguna manera los problemas en los que está sumida. Ese es un aspecto que, en mi opinión, se descuida en las políticas de ayuda social. El trabajo de los organismos que distribuyen comida a las personas más necesitadas es encomiable, pero creo que de la salud emocional de esas personas no se preocupa nadie. Y no hablo de dar sertralina y alprazolam, que entra por el seguro. La salud pública a veces descuida aspectos básicos del bienestar de la población, menos efectistas y que dan menos beneficios a las empresas farmacéuticas, pero con mucho mejor retorno a medio y largo plazo. Comer bien no es más caro que comer mal. Y caminar es gratis y genera bienestar inmediato. Algo estamos haciendo mal.
El otro día leía un artículo que hablaba sobre la eficacia de el sistema sanitario en Cuba. Es un caso de estudio a nivel mundial. Recursos económicos mínimos pero una esperanza de vida que muchos países del occidente más avanzado quisieran tener. Una médico que estuvo trabajando una temporada en Cuba me explicaba que, donde no llegan las medicinas ni las instalaciones hospitalarias o de diagnóstico de última generación (nuestro modelo sanitario), la dieta y el ejercicio triunfa. La mejor medicina: dieta y ejercicio. Quizás dicho así suene a exageración, pero no lo es tanto. Si a lo anterior le sumamos el hecho de que en Cuba tienen un ratio de médico/habitante de lo más alto del mundo y le añadimos un poquito de carácter caribeño, clima tropical y filosofía de vida, y pocas influencias alimentarias norteamericanas…, el resultado está a la vista. 
 
11.       ¿Practicas algún deporte o ejercicio físico regularmente?¿Cuál o cuáles?
La montaña es mi pasión. He ido evolucionado en mi practica deportiva a medida que han ido pasando los años. Escalada, alpinismo, esquí de montaña, ha dado paso a algo tan primario como caminar y correr. Cada año intento participar en alguna que otra ultra-trail de montaña (caminando y corriendo). Mi pretensión es acabarla, ser “finisher”, con ello me conformo. Pero hacer más de 100 km por montaña de una tirada ya es un buen reto. Funciono por objetivos. En general, soy una persona bastante “anárquica”, por lo que el hecho de plantearme algún reto deportivo me da pie a mantener la constancia del entreno.
Y siempre camino mucho por Barcelona o por donde esté trabajando. Tengo “alergia” a las escaleras mecánicas y a los ascensores. Y de vez en cuando, nado un poco.
12.       ¿Qué dos cosas priorizarías para mejorar nuestro sistema de salud?
Prevención, prevención y prevención. Educación, educación y educación
. 
13.       Explícanos alguna anécdota relacionada con el blog http://elpiscolabis.com/ al que sigo y disfruto.
Gracias a elPiscolabis conocí a una fenomenal y entregada médico de familia, una persona muy especial para mi, con la que entablé una hermosa amistad. Gracias a ella he profundizado en el conocimiento de cual es vuestra función dentro del sistema de salud. Los médicos de atención primaria estáis en primera linea de fuego, en el frente de batalla. Aunque muchas veces las medallas se las llevan los generales, desde sus despachos, sin ensuciarse las botas de fango. Eso pasa en muchos ámbitos profesionales, no solo en el vuestro.
Los médicos de atención primaria sois los neumáticos y amortiguadores que hacen posible que el sistema de salud pueda mantener la dirección firme sin salirse de la carretera, absorbiendo baches, transitando por pistas imposibles y por carreteras de mil curvas, hasta llegar a cumplir con sus objetivos y llegar a su destino. Si usamos ruedas en mal estado o los amortiguadores ya no absorben bien los baches de la carretera, nos podemos dar una buena torta. Cuidemos de la atención primaria, por favor. Los cuidadores deben ser cuidados.
______________________________________________________________________________

! Gracias, Alex !

jueves, 8 de enero de 2015

Actividades preventivas ineludibles en atencion primaria


Imagínate que tienes citado un nuevo paciente llamado Pepe, de 62 años, y que acude a tu consulta por primera vez. Como eres un forofo y sigues de cerca las recomendaciones de la U.S. Preventive Services Task Force USPSTF has decidido aplicarle aquellas actividades preventivas que han demostrado su eficacia. Puedes utilizar el buscador de actividades preventivas desarrollado por la USPSTF y las recomendaciones que salen son que hay que hacerle varios cribados de: hipertensión arterial y colesterol, cáncer de colon, depresión, consumo de riesgo de alcohol, diabetes, virus de la inmunodeficiencia humana, y consumo de tabaco. Pero, ¿Cuáles son las actividades preventivas ineludibles en atención primaria? 

Así comienza la editorial de la revista Formación Médica Continuada en Atención Primaria del mes de diciembre de 2014. LEER MÁS

La publicación de la editorial ha coincidido con el artículo publicado en la revista Actualización en Medicina de Familia AMF en la que se hace una propuesta de evaluación de la calidad asistencial en Atención Primaria, que incluye una priorización de una actividad preventiva como indicador de calidad asistencial. Una autentica INOCENTADA. Pasen y lean ¿Qué os parece?
 


 

lunes, 5 de enero de 2015

Movimiento Actívate, por una generación saludable

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) del  Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad MSSSI ha lanzado la campaña On Line  “Movimiento Actívate, por una generación saludable” dirigida a los adolescentes  de 13 a 17 años. Los objetivos de la campaña son sensibilizar e informar sobre la importancia de adquirir hábitos saludables tales como hacer una alimentación saludable, variada y equilibrada y practicar actividad física de forma habitual. Se pretende reducir así los comportamientos sedentarios en las  actividades diarias y de ocio,  todo ello para prevenir la obesidad.  
Antes de navegar por la página web, os animamos a ver tanto el vídeo de presentación de la campaña como el vídeo musical promocional, a los que podemos acceder a través de los siguientes enlaces:
 
 

 
La campaña “Movimiento Actívate” cuenta con una web basada  en el lema “Come Sano y Muévete” de la Estrategia NAOS de la AECOSAN, con contenidos audiovisuales atractivos y divulgativos  que informan y sensibilizan a través de música, consejos, videos, recetas, enlaces a diversas fuentes de ofertas de ocio activo y un concurso on line. Participan de forma activa y desinteresada los medallistas  Olímpicos  Jennifer Pareja,  David Cal, y Saúl Craviotto, que en 12 VIDEOS cuentan experiencias, sus hábitos  sobre alimentación, sobre  el ejercicio y otros temas y algunas de sus recetas favoritas y otros consejos.
La campaña ha lanzado un CONCURSO ON LINE que invita a  los adolescentes a hacer un  video musical o un video relato o una fotografía sobre la importancia de comer sano y de practicar actividad física y a colgarlo en la web del Movimiento Actívate para que pueda ser votado. Hay tres categorías de concurso, según las edades.  Se puede participar en el concurso hasta el día 7 de febrero de 2015, y se podrán conseguir votos para los videos o fotografías, compartiendo el enlace de cada candidatura desde la web del Movimiento Actívate hasta el 16 de febrero de 2015.
Otras acciones desarrolladas  en paralelo a la web Movimiento Actívate, para que la campaña tenga la máxima difusión e impacto entre la población adolescente, incluyen la presencia y comunicación en redes sociales del Movimiento Actívate: Facebook , Tuenti, Twitter y YouTube.
Desde el MSSSI nos piden nuestro apoyo en la difusión de esta iniciativa. Sólo desde el esfuerzo conjunto de todos conseguiremos avanzar en la difícil tarea de prevenir la obesidad.
Agradecer la información a Teresa Robledo de Dios, Vocal Asesora Estrategia NAOS Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.