jueves, 21 de septiembre de 2017

Como podemos dar mejor un consejo nutricional en la consulta


"A pesar de que hay una abrumadora evidencia de que cambios dietéticos relativamente pequeños pueden mejorar significativamente la salud, los médicos rara vez discuten de nutrición con sus pacientes. La ingesta nutricional deficiente y las condiciones de salud relacionadas con la nutrición, como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la obesidad, la hipertensión y muchos tipos de cáncer, son muy prevalentes; sin embargo, sólo el 12% de las consultas incluyen asesoramiento sobre la dieta. Incluso entre los pacientes de alto riesgo con ECV, diabetes o hiperlipidemia, sólo 1 de cada 5 recibe asesoramiento nutricional. Es probable que muchos pacientes reciban la mayor parte de su información nutricional de otras fuentes, a menudo poco confiables."
Está en la introducción del interesante artículo recientemente publicado en JAMA Nutrition Counseling in Clinical Practice How Clinicians Can Do Better.
Los autores afirman, además, que el asesoramiento sobre el cambio de comportamiento en nutrición es a menudo frustrante dado el entorno alimentario actual, en el que los alimentos menos nutritivos y saludables tienden a ser menos costosos, más presentes, más accesibles y más comercializados que las opciones más saludables. Mensajes de nutrición confusos y libros populares, blogs y otros medios complican aún más la toma de decisiones de los pacientes. Pese a ello nos proponen una serie de pasos  razonables para incluir el asesoramiento nutricional en la práctica clínica diaria:
  1. Iniciar la conversación. Se han propuesto cuestionarios breves y validados para evaluar rápidamente la necesidad de asesoramiento nutricional. Tabla de abajo.
  2. Estructurar el encuentro, utilizando métodos como las "5 A" (averiguar, aconsejar, acordar, ayudar, asegurar), que se utiliza para intervenir sobre el consumo de tabaco. La entrevista motivacional, que ha documentado su eficacia en numerosos contextos de cambio de conducta, es particularmente útil para involucrar a pacientes que aún no están comprometidos o que están renuentes a cambiar.
  3. Concentrarse en pequeños pasos. Cambiar las conductas de nutrición a lo largo de toda la vida puede parecer abrumador, pero incluso los cambios pequeños pueden tener un efecto. Por ejemplo, el aumento de la ingesta de frutas de sólo 1 una porción al día tiene el potencial estimado de reducir el riesgo de mortalidad cardiovascular en un 8% (United Nations’ dietary policies to prevent cardiovascular disease).Otros ejemplos incluyen la reducción de la ingesta de bebidas azucaradas, las comidas rápidas, carnes procesadas y dulces, mientras hay que aumentar el consumo de verduras, legumbres, nueces y granos enteros. Enfatizar a los pacientes que cada elección de alimentos es una oportunidad para obtener beneficios, e incluso que las pequeñas  elecciones suman.
  4. Utilizar los recursos disponibles (guías, folletos, páginas web y otros).
  5. No hacerlo todo a la vez. Esperar crear un cambio de comportamiento a largo plazo durante un solo episodio de cuidado es una oportunidad para la frustración y el fracaso, tanto para el paciente como para el clínico. Empoderar y apoyar a los pacientes es un proceso continuo, no un evento curativo de una sola consulta.
  6. No hacerlo solo. El médico de familia no necesita ser el único clínico que proporciona consejo nutricional. El uso proactivo de otros recursos (por ejemplo enfermeras, nutricionistas) pueden aliviar gran parte de la carga para el clínico ocupado.

Tabla para iniciar la conversación sobre cambios en la alimentación.
Paco Camarelles

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Encuesta Semana del Autocuidado semFYC 2017


Estimada/o compañera/o, 
Un año más, la semFYC, en colaboración con el Grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud del PAPPS, va a celebrar la Semana del Autocuidado 2017 que tan buena acogida y valoración ha tenido hasta el momento. 
La semFYC defiende la idea de que los pacientes y la población en general, acudiendo a las fuentes adecuadas, tengan el mejor cuidado de su salud a través de la prevención y del autocuidado. Otro objetivo de la semana es concienciar y motivar a los profesionales sanitarios sobre la importancia de las actividades de autocuidado de las personas para mejorar su salud, prevenir la enfermedad y evaluar síntomas y pequeñas dolencias. 
Nuevamente la encuesta que se realiza por este motivo va dirigida a la población, por lo que necesitaríamos tu ayuda, así que nos dirigimos a ti solicitando tu inestimable colaboración para conseguir el máximo de respuestas posibles. Con esta encuesta queremos cumplir dos objetivos: 1) Tener un impacto mediático. 2) obtener resultados válidos para la población y para los profesionales. Por eso necesitamos que cada profesional recoja un número aproximado de 20 encuestas entre la población. Los datos obtenidos se facilitarán durante la 5ª Semana del Autocuidado, que está previsto se celebre del 23 al 29 de octubre de 2017. 
La información y comunicación estará vehiculizada a través de la web de semFYC en el espacio https://www.semfyc.es/autocuidado donde puedes encontrar la encuesta tanto en pdf como on-line. Las encuestas deben ser introducidas en el formulario on-line (por el profesional sanitario o directamente por la persona que da las respuestas) antes del 6 de octubre de 2017. Asimismo, aquí tienes el enlace directo: ENCUESTA.  
Entre los participantes que lo deseen (indicando un correo electrónico), se sortearán dos pulseras de actividad que ayudan autocuidado (seguimiento del caminar, distancia, calorías, recordatorio, historial del deporte o dormir, …). 
Para cualquier comentario o consulta, se puede contactar con muntsa@semfyc.es  o 93 317 03  33. 

Te agradecemos de antemano tu valiosa aportación.  Recibe un saludo cordial, 
Carlos Martín y Elena Muñoz Seco. Coordinadores Semana Autocuidado. GdT Educación Sanitaria del PAPPS (semFYC)
jesús Sepulveda. vicepresidente de semFYC  

jueves, 7 de septiembre de 2017

Es hora de hacer algo en prevención y control del tabaquismo en España


En el mes de julio de 2017 ha sido dado a conocer el nuevo plan de prevención y control del tabaquismo en Inglaterra: “Towards a Smokefree Generation A Tobacco Control Plan for England[1], que establece una serie de ambiciosos objetivos a alcanzar en el año 2022: 
  • Reducir las tasas de tabaquismo en adultos de 15.5% al 12% o menos.
  • Reducir la prevalencia del consumo de tabaco en adolescentes de 15 años del 8% a menos del 3%.
  • Reducir la prevalencia del tabaquismo en el embarazo del 10,7% al 6% o menos.
Reino Unido ha conseguido bajar la prevalencia del consumo de tabaco en adultos del 20,2% en 2014 al 15,5% actual. Para ello han adoptado una serie de medidas de prevención y control del tabaquismo efectivas en los últimos años, como el envasado genérico o neutro, prohibir fumar en los coches si viajan niños, y la generalización de dispositivos asistenciales para ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Aun así, siguen muy preocupados por los 200 ciudadanos británicos que mueren cada día por alguna enfermedad relacionada con el consumo de tabaco, y quieren implementar más medidas. Y sobre todo, están preocupados porque el consumo de tabaco se concentra en las comunidades más pobres y en las poblaciones más desfavorecidas y vulnerables (casi tres veces más fumadores entre las personas de bajos ingresos en comparación con los más altos ingresos). Para ello, van a priorizar las intervenciones en las zonas más desfavorecidas y en los trabajadores manuales, las jóvenes embarazadas vulnerables, las personas con problemas de salud mental y los presos (estos últimos dos grupos tienen tasas de tabaquismo mucho más altas que la media nacional, con un promedio de 33% y 80% respectivamente).  Otro elemento clave del Plan es ayudar a todos los fumadores que lo deseen a dejar de fumar desde su Sistema Nacional de Salud, e intervenir cuando contacten con los servicios de Atención Primaria o Atención Especializada.  A todos los profesionales de la salud se les va a dar acceso a la capacitación y las herramientas para apoyar eficazmente el abandono del tabaco.  Otro elemento fundamental para alcanzar los objetivos es que las nuevas generaciones estén libres del consumo de tabaco.
Es el momento de mirarnos al ombligo y ver que nuestra prevalencia del consumo de tabaco en España se sitúa alrededor del 23 % de adultos[2], y que hace años que no hemos avanzado nada en medidas de prevención y control del tabaquismo. Esta falta de acción raya la negligencia sanitaria y social, y algo habrá que hacer porque no podemos seguir solo mirando a los 142 españoles y españolas que mueren cada día por el consumo de tabaco[3].   
Todas estas reflexiones acaban de ser publicadas en la revista Gaceta Sanitaria

Paco Camarelles


[1] Towards a Smokefree Generation A Tobacco Control Plan for England. Global and Public Health/Population Health/HB/ cost centre.  July 2017. https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/630217/Towards_a_Smoke_free_Generation_-_A_Tobacco_Control_Plan_for_England_2017-2022__2_.pdf 
[2]Francisco Camarelles. El Tabaco en la sociedad, quine fuma más y porque. Blog Salud y Prevención PAPPS.  http://educacionpapps.blogspot.com.es/2017/05/el-tabaco-en-la-sociedad-quien-fuma-mas.html 
[3] Francisco Camarelles Guillem. Muertes atribuidas al consumo de tabaco en España.  Blog Salud y Prevención PAPPS. http://educacionpapps.blogspot.com.es/2017/03/muertes-atribuidas-al-consumo-de-tabaco.html


lunes, 4 de septiembre de 2017

In memoriam de Antonio Maiques Galán



Después de un descanso vacacional, retomamos las entradas de nuestro blog del grupo del grupo de educación sanitaria y promoción de la salud del PAPPS. Y lo hacemos recordando a nuestro compañero Antonio Maiques que nos dejó en el mes de mayo. Reproducimos aquí la reciente despedida que le hacen los compañeros del grupo de trabajo sobre Prevención de las Enfermedades Cardiovasculares del PAPPS de la semFYC y nuestro presidente del PAPPS, que ha sido publicado en la revista Atención Primaria (In memoriam de  Antonio Maiques Galán). La trayectoria profesional y humana de Toni merece todo nuestro reconocimiento.
El pasado día 19 de mayo del 2017 nos dejó nuestro compañero Toni a los 59 años después de padecer una larga enfermedad.
Toni era médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria (MFyC), trabajaba en el centro de salud de Manises,Valencia, como médico y tutor de residentes. Además, fue subdirector médico en el Departamento de Salud de Manises, responsabilizándose de la gestión de atención primaria. Toni fue un destacado miembro de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFyC) y de la Societat Valenciana de Medicina Familiar i Comunitària (SVMFiC), de la que fue miembro fundador y presidente durante 2 mandatos. Toni presentó en 1995 su tesis doctoral «Efectividad de un programa de actividades preventivas en atención primaria», dirigida por el profesor M. Morales, del Departamento de Medicina Preventiva de la Universitat de València. Toni llevaba más de 20 años trabajando desinteresadamente para el Programa de Actividades Preventivas y Promoción de la Salud (PAPPS) de la semFyC, en el grupo de prevención de enfermedades cardiovasculares, del que fue uno de los miembros fundadores, y desde el año 2006 era coordinador del grupo. La producción científica de Toni fue muy extensa, muchos de sus artículos publicados en la revista Atención Primaria. Su última publicación fue las «Recomendaciones preventivas cardiovasculares. PAPPS 2016». Son muchos los años de vivencias junto a Toni, de haber compartido muchos momentos en las diferentes reuniones del PAPPS, en los congresos y en las jornadas científicas, y también, como no, en momentos más lúdicos. Era una persona altamente cualificada profesional y científicamente, muy estudioso, y lo demostraba cuando discutíamos sobre los diferentes temas en el grupo de prevención cardiovascular. Su actitud, sin embargo, nunca fue de superioridad o arrogancia sino todo lo contrario, tenía la gran virtud de ser un hombre humilde y tolerante, cualidades que engrandecían su persona. A la vez era una persona entrañable, afable y bondadosa, y muy conciliador. Todo ello eran motivos suficientes para que lo respetáramos profundamente, en lo profesional y en lo personal.
El PAPPS ha perdido uno de sus más honestos y comprometidos miembros, que aunque ya veterano como muchos de nosotros, todavía tenía años por delante para contribuir con la actitud siempre positiva y constructiva que tenía.
Hemos perdido a un compañero y amigo, pero nos queda con orgullo su recuerdo y su legado que nunca olvidaremos.

miércoles, 26 de julio de 2017

Como medir el impacto de nuestras Intervenciones Breves


Cada contacto de una persona con un profesional sanitario es una oportunidad para intervenir sobre los estilos de vida, y sobre otros problemas importantes de salud pública. Es uno de los fundamentos de las llamadas Intervenciones Breves que desarrollamos cada día en nuestras consultas. El reto es medir y cuantificar el alcance de estas intervenciones.
 “Every contact count”, cada contacto cuenta es un uno de los lemas elegidos por la The Royal Society for Public Health (RSPH), que ha editado recientemente un documento dirigido a la medición del impacto en la salud pública de estas interacciones Everyday interactions Measuring the public health impact of health care professionals. El documento ofrece apoyo y orientación a las principales profesiones sanitarias para ayudarles a medir su impacto en la salud pública; y va dirigido a todos los profesionales sanitarios pero específicamente a la  enfermería, matronas, dentistas, y farmacéuticos.

Para ello han desarrollado un juego de herramientas para que, de manera rápida  y sencilla, los profesionales sanitarios puedan medir su impacto en la salud pública de manera uniforme y comparable. Han elegido diez prioridades de salud pública que los profesionales de la salud pueden ayudar a apoyar: la obesidad, el consumo de alcohol, la salud bucal infantil, la demencia, el bienestar emocional, las caídas, la actividad física, la salud sexual y reproductiva, la salud del recién nacido, y el consumo de tabaco. Y Han elaborado una serie de pasos para medir el impacto en la salud pública de las intervenciones que dividen en cuatro columnas: Do 'Hacer', Record 'Registrar', Collate 'Cotejar', Impact 'Medir Impacto'. En la siguiente imagen hay un ejemplo sobre obesidad,

  1. Do 'Hacer'. La primera columna se refiere a lo que el profesional sanitario podría hacer como parte de una intervención breve.
  2. Record 'Registrar'. Nos indica lo que hay que recoger y registrar.
  3. Collate 'Cotejar'. Implica hacer un seguimiento de lo que vamos registrando.
  4. Impact 'Medir Impacto'. Que estamos consiguiendo.
Una buena propuesta sobre lo que hay que hacer, y como medir el impacto de lo que hacemos.
 Paco Camarelles

lunes, 24 de julio de 2017

¿Qué es mejor, intervenir sobre los estilos de vida de forma conjunta o por separado?

Es frecuente que los estilos de vida no saludables (consumo de tabaco y consumo de riesgo de alcohol, inactividad física y/o alimentación no saludable)  se asocien y contribuyan al  desarrollo de enfermedades crónicas como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer o la diabetes tipo 2. De forma conjunta estos estilos de vida suponen el 50 % de las muertes prematuras globalmente. Los estudios nos dicen que la mayoría de los adultos presentan dos o más estilos de vida no saludables, y el 25% tres o más. En algunas ocasiones tiene sentido tratar de cambiar dos o más estilos de vida al mismo tiempo, por ejemplo, comer más sano y volverse más activo para perder peso. Sin embargo existe la duda de si es una mejor un abordaje de los estilos de vida no saludables por separado, o su abordaje al mismo tiempo. En el estudio recientemente publicado Multiple Risk Behavior Interventions: Meta-analyses of RCTs han realizado una revisión sistemática, meta análisis y meta-regresión, de la efectividad de las intervenciones múltiples sobre los comportamientos de riesgo.

Los resultados del estudio nos dicen que las intervenciones analizadas, que comprenden la educación y la capacitación en habilidades, se asociaron con modestas mejoras en la mayoría de los comportamientos de riesgo (incremento del consumo de frutas y verduras, la actividad física y la reducción de la ingesta de grasas). Aunque se encontraron reducciones en el consumo de tabaco, estas parecen estar asociadas negativamente con la mejora de otros comportamientos (como la dieta y la actividad física). La evidencia preliminar sugiere que intervenir sobre el consumo de tabaco de forma separada es más efectivo que hacerlo conjuntamente  con otros comportamientos de riesgo.


Este estudio ha sido analizado y comentado en la página web  Dissemination Centre Discover Portal del National Institute for Health Reserach NHS. Las orientaciones actuales sobre este tema de la NICE no se posicionan sobre si debemos intervenir sobre los estilos de vida de forma simultánea o secuencialmente. En cambio, describe muchos principios del cambio de conducta y las mejores prácticas a considerar, incluyendo:
·         Asegurar que las intervenciones se basen en una evaluación de las necesidades y  conocimientos de las personas a las que van dirigidas.
·         Establecer sobre qué comportamientos específicos vamos a intervenir  y por qué.
·         Priorizar las intervenciones más costo-efectivas, o aquellos programas que dispongan de  la mejor evidencia.
La revisión sugiere que sería razonable considerar la posibilidad de abordar el consumo de tabaco por separado de la dieta y la actividad física, en lugar de al mismo tiempo. Como las intervenciones para dejar de fumar son eficaces y fumar causa directamente una cuarta parte de las muertes por cáncer, puede valer la pena abordar este comportamiento primero. Sin embargo, es probable que exista una gran variación entre los individuos en términos de lo que funciona mejor para ellos, por lo que esta revisión no debe desalentar a la personas a abordar más de un cambio de conducta en salud al mismo tiempo si están suficientemente motivados para hacerlo.
Paco Camarelles


martes, 18 de julio de 2017

“Aprende a manejar la varita mágica para cambiar conductas en salud”

Cuantas veces has deseado tener una varita mágica para que tu paciente deje de fumar, se alimente mejor, empiece a caminar o reduzca su consumo de riesgo de alcohol. Y lo deseas tanto porque sabes que existen muchos estudios que correlacionan determinados estilos de vida saludables y la disminución de enfermedad y muerte por las principales enfermedades crónicas. Se estima que el 80% de las Enfermedades cardiovasculares, el 90% de la diabetes mellitus tipo 2 y el 30% de los cánceres se podrían prevenir siguiendo una dieta saludable, un adecuado nivel de actividad física, evitando o disminuyendo el consumo de alcohol, y dejando de fumar. Pero cambiar las conductas en salud no es fácil, y por ello en nuestro taller Aprende a manejar la varita mágica para cambiar conductas en salud” queremos presentarte una varita mágica que acabamos de patentar y que consigue que tus pacientes cambien hacia un estilo de vida saludable de forma fácil y duradera. Es algo más que magia. 
Además de aprender magia, vamos a revisar en el taller los marcos conceptuales del cambio de comportamiento, como podemos intervenir para facilitarlo, y que experiencias novedosas hay en este campo de la salud. En el blog Salud y Prevención del PAPPS  hemos estado estudiando en profundidad el tema de cómo cambiar conductas en salud lo que nos ha permitido diseñar esta poderosa varita mágica. Ver lo publicado sobre este tema en el blog (como cambiar conductas en salud).
Francisco Camarelles Guillem, Nieves Barragán Brun
Ya está a vuestra disposición todo el programa del XXVIII Congreso de Comunicación y Salud. Y el video introductorio de la conferencia inaugural “Comunicar, cuidar y cuidarnos con H-Alma”. Podéis seguir la información del congreso en Twitter @congresosCyS, @GPCYS y la etiqueta #eclinica2017.
Os esperamos en Córdoba