lunes, 15 de septiembre de 2014

Encuesta Semana del Autocuidado

En otoño 2014 se celebrará la 2ª edición de la Semana del Autocuidado

Estimada/o compañera/o, 


La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) impulsó en 2013 la celebración de la “Semana del Autocuidado”, en colaboración con el Grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud del PAPPS, que fue muy bien valorada y ha tenido diversos reconocimientos. La semFYC defiende la idea de que los pacientes y la población en general, acudiendo a las fuentes adecuadas, tengan cuidado de su salud a través de la prevención y del autocuidado. Otro objetivo de la semana es concienciar y motivar a los profesionales sanitarios sobre la importancia de las actividades de autocuidado de las personas para mejorar su salud, prevenir la enfermedad, evaluar síntomas y pequeñas dolencias.
 
Este año el lema es “Razones para vivir mejor”, y en esta ocasión la encuesta va dirigida a la población, por lo que necesitaríamos tu ayuda, así que nos dirigimos a ti solicitando tu inestimable colaboración. Con esta encuesta queremos cumplir dos objetivos: 1) Tener un impacto mediático. 2) obtener resultados válidos para la población y para los profesionales. Por eso necesitamos que cada profesional recoja un número aproximado de 20 encuestas.
 
La información y comunicación estará vehiculizada a través de la web de semFYC en el espacio http://www.semfyc.es/autocuidado/ donde puedes encontrar la encuesta tanto en pdf como on-line. Las encuestas deben ser introducidas en el formulario on-line antes del 6 de octubre.
 
Entre todos los participantes que completen la encuesta a través de la web, y que indiquen su correo electrónico, se sorteará diez ejemplares de la Guía Práctica de la Salud.
 
Te agradecemos de antemano tu valiosa aportación y al mismo tiempo nos comprometemos a hacerte llegar los resultados obtenidos.
 
  Recibe un cordial saludo,
                                                      Elena Muñoz Seco                                                  
           Coordinadora de la Semana del Autocuidado
           GdT Educación Sanitaria del PAPPS (semFYC)

 
 
 

jueves, 11 de septiembre de 2014

Ejercicio Físico en los pacientes diabéticos: ¿Cúal es el más adecuado?


Nuevos conocimientos sobre los beneficios del ejercicio físico en los pacientes diabéticos han sido publicados recientemente. Como profesionales sanitarios nos interesa conocer cuál es el ejercicio físico más adecuado para controlar la glucemia y la hemoglobina glicosilada HBA1c, y la relación entre la actividad física y el riesgo de mortalidad cardiovascular y por cualquier otra causa en pacientes diabéticos.
Una revisión sistemática publicada en el BJSM del mes de Abril de este año nos pone en evidencia que en los pacientes diabéticos tipo 2, la cantidad y la frecuencia semanal de ejercicio físico son más importantes para el control de la diabetes que la intensidad o tipo de ejercicio físico practicado. En dicha revisión se valora cual es el ejercicio más adecuado para el control de la glicemia y de la HbA1c en este tipo de pacientes. Tras valorar los diferentes tipos de ejercicio se concluye que el mejor control de la glicemia, determinado por la mayor reducción de la HbA1c, se alcanzó en aquellos individuos que aumentaban la frecuencia de sesiones de ejercicio físico (número de sesiones semanales) y el volumen del mismo (duración del tiempo de cada sesión). Amount and frequency of exercise affect glycaemic control more than exercise mode or intensity.

 
 
 Por otra parte en el Diabetes Care del mes de Abril de este año, aparece también un estudio de la relación que existe entre la Actividad Física y el riesgo de mortalidad cardiovascular y por cualquier otra causa en pacientes con diabetes mellitus adultos mayores de 50 años en Gran Bretaña. Después de valorar el nivel de actividad física realizada por cada individuo, registrando la frecuencia, duración, intensidad y tipo de ejercicio que realizaban los participantes en el estudio, se relacionó con la mortalidad cardiovascular y la mortalidad por cualquier causa, se procedió a realizar el ajuste por covariables y se obtuvo una correlación inversa para todos los tipos de ejercicio físico y la mortalidad cardiovascular o por cualquier otra causa. La actividad física que se realiza en las actividades domésticas, por si sola, no fue suficiente para demostrar una asociación con la disminución de la mortalidad. De la misma forma, el caminar, solo ofrece este factor de protección si se realiza a una velocidad por encima de la media habitual (5,4 MET/hora ♂ y 4,7 METs/hora ♀).Physical Activity and Risk of All-Cause and Cardiovascular Disease Mortality in Diabetic Adults From Great Britain: Pooled Analysis of 10 Population-Based Cohorts
José Ignacio Ramírez
Grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud del PAPPS
Grupo Actividad Física y Salud semFYC
 


 

lunes, 8 de septiembre de 2014

¿Cuantas frutas y verduras hay que consumir al día para mantenerse sano?


El aumento del consumo de frutas y verduras se ha recomendado como un componente clave de una dieta saludable para prevenir enfermedades crónicas. En los últimos años, se han publicado estudios que relacionaban el consumo de frutas y verduras con menor mortalidad general, y mortalidad por enfermedad cardiovascular y cáncer, aunque los resultados no eran del todo coherentes. Además, existe una gran incertidumbre acerca de la relación dosis-respuesta entre el consumo de frutas y verduras y el riesgo de mortalidad. Un reciente meta-análisis de estudios de cohorte prospectivos se ha publicado en el BMJ (Fruit and vegetable consumption and mortality from all causes, cardiovascular disease, and cancer:systematic review and dose-response meta-analysis of prospective cohort studies), que  intenta cuantificar la relación dosis-respuesta entre el consumo de frutas y verduras y el riesgo de mortalidad global,  y mortalidad por enfermedad cardiovascular y cáncer.
En los estudios analizados, un alto consumo de frutas y verduras se relacionaba con menor riesgo de mortalidad, existiendo un umbral de 5 unidades al día de frutas y verduras a partir del cual no existía más reducción del riego. Por cada unidad de frutas o verduras adicional consumida, se reducía la mortalidad en un 5%. Además los autores han encontrado una significativa asociación inversa entre el consumo de frutas y verduras y la mortalidad de origen cardiovascular, que no se ha evidenciado con la mortalidad por cáncer.
Los resultados de este meta análisis son consistentes con un estudio publicado en 2013 que relacionaba de forma progresiva el consumo de menos de 5 unidades de frutas y verduras al día con menor supervivencia y tasas más altas de mortalidad (Fruit and vegetable consumption and all-cause mortality: a dose-response analysis).
Nuestro grupo de Educación sanitaria y promoción de la salud estrena nueva imagen, muy relacionada con el mensaje que debemos transmitir a nuestros paciente sobre el consumo de frutas y verduras a diario, al menos 5 unidades.
 

 

jueves, 4 de septiembre de 2014

Estudio sobre abordaje del consumo de alcohol en Atención Primaria


Estudio Abordaje Alcohol
Estimado/a compañero/a,
Nos ponemos en contacto contigo para informarte de un estudio que está llevando a cabo el grupo de Evaluación y el de Educación Sanitaria del PAPPS, junto con el grupo/programa Comunicación y Salud de la semFYC, en colaboración con la Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria de Córdoba sobre el abordaje del consumo de alcohol en atención primaria.
Se trata de un estudio a partir de una encuesta online cuyo objetivo es evaluar los conocimientos, actitudes y prácticas que presentan los médicos y enfermeras de atención primaria hacia la implementación de intervenciones preventivas pacientes con problemas relacionados con el consumo de alcohol en el ámbito del Sistema Nacional de Salud.
Para ello te agradeceríamos tu colaboración respondiendo el cuestionario que encontrarás en este enlace.

La encuesta se tarda en rellenar menos de cinco minutos, y el plazo para cumplimentarla es hasta el 15 de septiembre.
Entre los participantes que lo deseen se sorteará un Manual de Exploración Física. La encuesta es anónima, el correo electrónico se procesará de manera independiente al resto de los datos. Igualmente, a todo aquel que lo solicite, se le entregará un certificado de participación en el estudio.
Cuando el estudio haya finalizado, daremos a conocer los resultados.
Muchas gracias por tu colaboración y un saludo cordial.
El equipo de investigación

miércoles, 30 de julio de 2014

¿Es la religión buena o mala para la salud?

Existe desde hace mucho tiempo interés por conocer los posibles beneficios para la salud de la religión o la espiritualidad. Cientos de estudios de investigación sobre la asociación de la religión o la espiritualidad con la salud se han publicado en los últimos tres decenios, incluso libros sobre el tema. Varias son las dudas sobre la validez científica de dichos estudios según se comenta en una editorial de 2012 de la revista American Psychiatry:
 
·         ¿Sirve el método científico empírico para estudiar este campo que es tan subjetivo y personal?
·         ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de la metodología empleada en dichos estudios?
·     ¿Cómo se puede medir la religión o la espiritualidad?. Difícilmente ya que son muchas las dimensiones implicadas: creer o no creer, afiliación a una religión, práctica religiosa (ir  a los oficios y/o participar económicamente), religión no organizada (meditación trascendental), religiosidad subjetiva (importancia que le damos  a la religión) , y bienestar  espiritual (creerse conectado a algo superior).
Todas estas preguntas le surgen al editorialista al analizar el estudio  Religiosity and major depression in adults at high risk: a ten-year prospective study que concluye que la religión o espiritualidad tienen un efecto protector sobre la recurrencia de  depresión, especialmente en personas con antecedentes familiares. Otros resultados en salud positivos se han encontrado en esta revisión de 2005 (Does religious activity improve health outcomes? A critical review of the recent literature). La práctica religiosa se ha relacionado con menor mortalidad y mayor supervivencia (Religiosity/spirituality and mortality. A systematic quantitative review) . Otra cosa es que dispongamos de evidencia científica que sustente que recemos para que otros se curen, que no la tenemos (Intercessory prayer for the alleviation of ill health), y si podemos aconsejar o prescribir que nuestros pacientes sean creyentes o practiquen una religión (fuera de lugar). Curiosamente se ha relacionado la práctica religiosa con estilos de vida más saludables.
No es una televisión, es la ventana Vía.Iñigo S. Ugarte
 

Todo lo escrito anteriormente me ha surgido al leer la entrada de Rafa Cofiño en su blog Salud Comunitaria Dejar de creer en Dios mejora la salud poblacional. Nos enfrentamos a una dicotomía, los beneficios para salud de la religión desde una perspectiva individual y las desastrosas consecuencias que las luchas de religión han traído y traen a la humanidad. Viendo en la televisión las imágenes de Gaza, no puedo uno más que plantearse cuan difícil es entender la naturaleza  humana y el espanto de sus acciones.

PD: Es simplificar mucho pensar que el conflicto árabe israelí sea solo un conflicto religioso. 
 
El blog se despide hasta septiembre , esperando que pare ya la guerra en Gaza y se alivie el sufrimiento humano.

Jerusalén 2008

 


 

lunes, 28 de julio de 2014

La nueva Pirámide de la Dieta Mediterránea

La pirámide tradicional de la Dieta Mediterránea se ha puesto al día para adaptarse al estilo de vida actual. Un nuevo esquema enriquece la representación gráfica con la incorporación de elementos cualitativos. La nueva pirámide sigue la pauta de la anterior: sitúa en la base los alimentos que deben sustentar la dieta, y relega a los estratos superiores, gráficamente más estrechos, aquellos que se deben consumir con moderación. Pero además se añaden indicaciones de orden cultural y social íntimamente ligados al estilo de vida mediterráneo, desde un concepto de la dieta entendida en un sentido amplio. No se trata tan sólo de dar prioridad a un determinado tipo de alimentos, sino a la manera de seleccionarlos, de cocinarlos y de consumirlos. También refleja la composición y número de raciones de las comidas principales. VER Dieta Mediterránea: algo más que una forma de alimentarse.



Desde la Fundación Dieta Mediterránea nos destacan varios conceptos clave que son importantes:
  • Moderación. El tamaño de las raciones debería basarse en la frugalidad. El estilo de vida sedentario que caracteriza las sociedades urbanas actuales impone unas bajas necesidades energéticas.
  • Cocinar. Se debe dedicar tiempo a la preparación de los alimentos para hacer de ella una actividad relajada y divertida que se puede realizar en familia, con amigos o con la pareja. La cocina es cultura y tradición, y nada mejor que recopilar las recetas tradicionales como ha hecho la SAMFYC en Recetas de cocina popular paleña (Guía práctica de alimentación basada en la tradición y costumbres de la época)-
  • Socialización. Más allá del aspecto nutricional, la convivencia potencia el valor social y cultural de la comida. El hecho de cocinar y de sentarse alrededor de la mesa en compañía de la familia y de las amistades proporciona un sentido de comunidad.
  • Estacionalidad. Los alimentos de temporada, frescos y mínimamente procesados, contienen más nutrientes y sustancias protectoras. Siempre que sea posible, se debe dar prioridad a los productos tradicionales, locales, respetuosos con el medio ambiente y la biodiversidad. De este modo se contribuye a la preservación del medio ambiente y los paisajes mediterráneos.
  • Actividad. La práctica regular de la actividad física moderada (un mínimo de 30 minutos a lo largo del día) proporciona grandes beneficios para la salud, como regular el gasto energético y mantener un peso corporal saludable. Caminar, subir y bajar escaleras y realizar tareas del hogar son una forma sencilla y accesible de ejercicio físico. Siempre que sea posible, se recomiendan las actividades al aire libre y en compañía, para potenciar el atractivo del ejercicio físico y reforzar los vínculos con la comunidad.
  • Descanso. Descansar adecuadamente forma parte de un estilo de vida saludable y equilibrado.
Desde 1943 han ido apareciendo distintas formas gráficas de representar las recomendaciones de alimentación, con la aparición de la Pirámide Alimentaria hasta la más actual propuesta de Plato, según nos explica esta infografía de la Escuela de Salud Pública de Harvard.  
 

 

jueves, 24 de julio de 2014

Sedentarismo y enfermedad


La relación entre estar sentado mucho tiempo delante del televisor o un escritorio y la mortalidad está siendo estudiada en los últimos años como ya cometamos en una entrada del blog ¿es el sedentarismo letal?
Tres nuevos estudios, dos de ellos españoles, nos proporcionan más información sobre el tema:
  • El primero es un estudio realizado en Aragón y publicado en la Revista Española de Cardiología. El objetivo del estudio es analizar la asociación entre tiempo sentado y biomarcadores de resistencia a la insulina e inflamación en una población de trabajadores varones. Los trabajadores más sedentarios presentan unas medianas de índice de masa corporal, perímetro de cintura y presión arterial sistólica mayores, con una tendencia significativa de aumento en cada tercil, peor perfil lipídico y presentaban parámetros inflamatorios y de resistencia a la insulina más altos, de manera independiente a la actividad física realizada.
  • El segundo estudio, de Navarra y publicado en el Journal of The American Heart Association , ha analizado la relación entre el sedentarismo y mortalidad. Los autores han encontrado que ver la televisión se asocia con mayor mortalidad, no así el tiempo pasado delante del ordenador o conduciendo. Se necesitarían mas estudios para ver si viendo menos televisión se podría reducir la mortalidad, y para confirmar la no relación entre estar delante del ordenador o conduciendo y mortalidad.
  • El tercer estudio de Australia relaciona el estar sentado mucho tiempo con diabetes y otras enfermedades crónicas, independientemente de la actividad física realizada y otras factores de confusión. Journal of Behavioral Nutricion and Physical Activity 2013


Los estudios anteriores nos aportan más evidencia científica sobre la relación entre sedentarismo, enfermedad y muerte. El problema surge a la hora de definir el sedentarismo ya que no hay una definición estándar. Se pueden considerar conductas sedentarias a las actividades realizadas estando despierto que implican estar sentado o recostado y conllevan un bajo consumo energético: de 1 a 1,5 veces el metabolismo basal. Esta falta de concreción hace complicada la valoración del sedentarismo en la consulta del día a día. Para la valoración del sedentarismo podría ser útil realizar una pregunta sencilla sobre si el paciente realiza periodos sedentarios de más de 2 horas, ya que los estudios publicados relacionan esta costumbre con más riesgo. En el manejo clínico practico de la actividad física deberíamos distinguir entre  si hay ausencia o escasez de esta y, como un concepto independiente, la existencia de sedentarismo. Por ejemplo, en una misma persona podrían coexistir altos niveles de actividad física y mucho tiempo invertido en conductas sedentarias.



¿Eres sedentario?