miércoles, 25 de febrero de 2015

Consejo integral en estilo de vida en atención primaria (2)


En una entrada anterior del blog comentamos la publicación del documento  CONSEJO INTEGRAL EN ESTILO DE VIDA EN ATENCIÓN PRIMARIA, VINCULADO CON RECURSOS COMUNITARIOS EN POBLACIÓN ADULTA , un exhaustivo y completo documento. Como médico de familia práctico, lo más importante es saber que hay que hacer, como y cada cuanto tiempo.
Con ánimo de facilitar la lectura del extenso documento publicado se ha elaborado un documento corto, un  Resumen Ejecutivo sobre ¿Qué hay que hacer?
Os adjunto los pasos que hay que dar para dar un consejo de salud en cada uno de los estilos de vida que se abordan en el documento, con propuestas concretas sobre como intervenir.
Pasos a realizar en el consejo breve de actividad física en Atención Primaria
 
 
 
Pasos a realizar en el consejo breve en alimentación en Atención Primaria
 
 
 
Pasos a dar para dar un consejo breve sobre consumo de tabaco en Atención Primaria


Pasos a dar para dar un consejo sobre consumo de riesgo y perjudicial de alcohol en Atención Primaria
 

 
Solo falta que nos lancemos a intervenir

 
 

 

lunes, 23 de febrero de 2015

Construyendo una nueva Atención Primaria Y Comunitaria APyC

Una interesante tribuna de opinión acaba de ser publicada en Diario Médico por Amando Martin Zurro y Andreu Segura. Los autores nos hacen justificadas propuestas sobre Salud Comunitaria, sobre calidad de vida, sobre integración de sistemas, programas y acciones,  sobre atención personal, y sobre capacidad resolutiva. Una necesaria aportación para seguir avanzando en la integración de la prevención clínica y la salud comunitaria (De la clínica a la comunidad). Dejemos hablar  a los autores:

 
Muchos de los planteamientos reformistas de la actual atención primaria y comunitaria (APyC) se limitan a proponer cambios superficiales sin cuestionarse el propio modelo y su adecuación a las circunstancias actuales, tanto del sistema sanitario como de la sociedad. Creemos que conviene reconsiderar algunos aspectos esenciales que tal vez puedan contribuir a la construcción de una renovada conceptualización estratégica y organizativa de la APyC.
El concepto clásico de APyC que, al menos entre nosotros, ha ido quedando limitado al centro y equipo de salud (de atención primaria) debe ampliarse, de modo que la nueva APyC integre el conjunto de servicios y profesionales que prestan atención a las personas en régimen ambulatorio en un territorio determinado (sector, distrito, etc..) y en el que los componentes de varios equipos de salud trabajen de forma coordinada/integrada con servicios y profesionales de salud pública, salud mental, rehabilitación y fisioterapia, otros especialistas clínicos, farmacéuticos comunitarios y de gestión, trabajadores sociales y de los servicios de Urgencias y Emergencias. Un planteamiento funcional que no implica necesariamente la unificación de las estructuras y dinámicas de gestión de los distintos tipos de servicios. Pero que debería fomentar efectivamente la salud comunitaria.
Salud Comunitaria: entendida como el conjunto de actuaciones y prestaciones destinadas a mejorar la salud de la comunidad es, o debe ser, de acuerdo con la Carta de Ottawa, responsabilidad de la sociedad y de las personas que la componen, que conviene que protagonicen el control de los determinantes de su propia salud. De ahí que los agentes sanitarios sean unos de los actores que intervienen en su planificación y gestión junto con los de otros sectores de la sociedad. Unos actores que han de contar con la participación activa de las organizaciones y personas de la propia comunidad. La salud comunitaria como estrategia reconoce que buena parte de los problemas de salud tienen un origen multicausal (determinantes de salud y calidad de vida) radicado en ámbitos distintos al sanitario, de donde se hace necesario abordarlos intersectorialmente.
Calidad de vida: la salud es un componente básico de la calidad de vida junto con otros elementos como el nivel educativo, la capacidad adquisitiva, el trabajo, la cohesión social, la seguridad, la accesibilidad a bienes y servicios e igualdad de oportunidades, con los que interactúa. Lo que requiere valorarlos en conjunto si se pretende mejorarla significativamente, tanto desde la perspectiva personal como colectiva. Por ello es preciso profundizar -estratégica y operativamente- en la transversalidad de los programas y acciones. Con el objetivo final, no necesariamente utópico, de generar estructuras territoriales de gobierno que engloben dichos proyectos y actuaciones y que faciliten la satisfacción de esos objetivos mediante políticas públicas intersectoriales saludables.
Integración de sistemas, programas y acciones: la fragmentación del sistema de servicios sociales, su insuficiencia económica -agravada enormemente por la crisis- y las limitaciones para materializar el abigarrado mosaico de prestaciones, además de las obvias carencias propias, distorsiona todavía más las funciones del sistema sanitario, de modo que resulta imperioso establecer un equilibrio razonable entre los propósitos de curar y de cuidar. Como comenta Joan Subirats (1), "parece claro que la propia calidad, personalización del servicio y proximidad a cada caso serían mucho mejor atendibles desde un ámbito que combinase salud, servicios sociales e incluso vivienda, desde una lógica comunitaria". En cualquier caso, desde Sespas hace ya años que se viene proponiendo la integración socio-sanitaria en aras de una mayor eficiencia social. Finalmente políticos y gestores sanitarios reconocen la importancia de la atención a la cronicidad y la dependencia, consecuencia de los cambios sociodemográficos que se vienen produciendo desde hace ya bastantes años en las sociedades desarrolladas, como pone de manifiesto la emergencia de programas específicos, una iniciativa que constituye al mismo tiempo una oportunidad pero también una amenaza para la integración de actuaciones en el marco de la APyC. Porque los pacientes crónicos siempre han formado parte esencial de la actividad asistencial, de manera que la dirección estratégica de estos nuevos programas debería potenciar la coordinación de los recursos de APyC, que son los que poseen la experiencia y pueden realizar un planteamiento más global de su abordaje y no alentar la generación de nuevas estructuras de gestión y asistenciales. Es en esta perspectiva que es preciso priorizar la integración territorial de estos programas y acciones dando así mayor sentido al concepto de APyC.

 

Atención personal: al inicio del proceso de creación de la APyC (a partir de la asistencia médica ambulatoria) se enfatizó el desarrollo del concepto de equipo de salud como elemento nuclear del modelo. Lamentablemente no son muchos los equipos que funcionan como tales y en cambio, a veces, queda minusvalorada la personalización asistencial que es una de las características irrenunciables de la APyC. Por ello, y sin dejar de insistir en la generación de contextos de autonomía de dirección y gestión que faciliten la existencia de verdaderos equipos de trabajo interprofesionales, hay que garantizar el cumplimiento satisfactorio de aquellas características de la APyC (B. Starfield) ligadas más directamente a la atención personalizada como accesibilidad, continuidad y longitudinalidad.
Capacidad resolutiva: al ampliar el ámbito del primer nivel asistencial a la comunidad, la capacidad resolutiva debe entenderse también más globalmente, es decir la capacidad de todos los recursos implicados de dar respuestas definitivas a las necesidades y demandas que pueden solucionarse en el marco comunitario sin necesidad de intervención -ordinaria o urgente- de los recursos de internamiento. El foco de la valoración de la capacidad resolutiva ha de trasladarse, pues desde el centro y equipo de salud al conjunto de servicios y profesionales que trabajan en el ámbito de la APyC en un territorio determinado. Y para darle el valor que merece al conjunto de los servicios y profesionales de la APyC conviene una evaluación integrada que promueva la necesaria interdependencia y colaboración de sus actividades mediante una incentivación decidida de las alianzas entre las distintas entidades y recursos de provisión presentes en cada territorio. Sin desdeñar la importancia del acceso y utilización por sus profesionales de instrumentos y técnicas facilitadores del diagnóstico y tratamiento de los problemas más habituales en este ámbito, la capacidad resolutiva de la APyC no depende de la disponibilidad de tecnologías complejas, ya que la comunicación es su herramienta de trabajo esencial.
Estos apuntes preliminares sobre posibles avances en la reforma de nuestra APyC deben incluir una mención específica a la necesidad de ubicarlos en el contexto de una reorientación del conjunto del sistema sanitario para conseguir que sean viables. Los macrosistemas de servicios y especialmente el sanitario exhiben fuertes resistencias a los cambios profundos. Se trata de estructuras con una gran inercia y generalmente muy centradas en la defensa del statu quo y poco o nada proclives a cambiar de rumbo o, por ejemplo, a considerar seriamente desinvertir en lo innecesario.
Los profesionales son el principal activo de los sistemas de servicios y tanto su motivación como su disponibilidad resultan decisivas, pero del mismo modo deben adaptarse los espacios competenciales de las distintas profesiones a las nuevas necesidades planteadas por los cambios tecnológicos y organizativos.
Mirar hacia otro lado en este campo pone en grave riesgo la calidad y seguridad de la atención prestada a la ciudadanía. El marco legal por el que se rige nuestra atención primaria ya tiene una antigüedad de 30 años y los contextos sociales, económicos, epidemiológicos y tecnológicos han cambiado profundamente desde entonces.
Cada vez es más urgente valorar la oportunidad de su posible actualización, entre otras cosas, para posibilitar algunos de los cambios propuestos en este artículo. Una forma adecuada de conmemorar el 30 aniversario de la reforma de nuestra APyC sería la de profundizar en el análisis crítico del desarrollo del proceso, porque si queremos conservar los logros conseguidos es imprescindible introducir cambios positivos para la calidad y seguridad de la atención que reciben y proporcionan, respectivamente, la ciudadanía y los profesionales.
 

jueves, 19 de febrero de 2015

Cambios en el estilo de vida saludable, de la clínica a la comunidad


Para que las personas cambiemos hacia un estilo de vida saludable son útiles dos enfoques que pueden complementarse y reforzarse: tener comunidades saludables e intervenir desde los sistemas sanitarios. Este es el enfoque que nos da el interesante artículo Healthy Behavior Change in Practical Settings.
A destacar del artículo el árbol para navegar en el cambio del estilo de vida.
 

El camino para el cambio debe incluir:
  • Comprometer al paciente con el cambio hacia una mejor salud.
  • Conocer que cambio quiere hacer, y sus razones para cambiar.
  • Conectar los recursos internos y externos del paciente que pueden ayudar para el cambio.
  • Reforzar la capacidad del paciente para cambiar.
  • Celebrar y reforzar lo conseguido.
Para llegar al éxito en el cambio debemos considerar, además, cuales son las circunstancias exteriores que influyen (sociales, familiares, físicas), asumir un papel de guía (activar y ayudar a elaborar un plan de cambio), y hacer que el cambio sea fácil de alcanzar simplificando los pasos hasta el objetivo final.
Lo más importante que nos sugiere este artículo es que hablemos con nuestros pacientes sobre su estilo de vida no saludables, sobre cómo influye y condiciona el entorno su estilo de vida, y como podemos hacer para hacer más fáciles los cambios.

Unir lo que hacemos en la práctica clínica con un enfoque comunitario es lo que nos proponen en el documento de Consejo integral en estilo de vida en Atención Primaria, vinculado con recursos comunitarios.

 

lunes, 16 de febrero de 2015

Porqué estar mucho tiempo sentado es malo para tu salud.

Todos sabemos que es importante realizar actividad física para mantenernos sanos, además están apareciendo estudios en los últimos años que nos dicen que también es bueno permanecer el menor tiempo sentado. La relación entre permanecer mucho tiempo sentado y enfermedad se empezó a analizar en los años 50. En un estudio se encontró que los conductores de autobuses de Londres tenían mayor riesgo de infarto agudo de miocardio que sus colegas cobradores que iban de pie. Permanecer mucho tiempo sentado disminuye el metabolismo de nuestro cuerpo, y el hecho es que cada vez pasamos más tiempo sentados: conduciendo, viajando en tren o autobus, trabajando delante del ordenador o viendo televisión.
 
Un nuevo estudio se incorpora a los ya reseñados en otras entradas dedicadas al sedentarismo en nuestro blog. Permanecer sentado mucho tiempo se relaciona con mayor riesgo de mortalidad por todas las causas, así como una mayor incidencia de cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2, incluso entre las personas que hacen ejercicio regularmente, según un meta-análisis, que ha analizado 47 estudios, y ha sido publicado  recientemente en la revista Annals of Internal Medicine (Sedentary Time and Its Association With Risk for Disease Incidence, Mortality, and Hospitalization in Adults). El riesgo era más pronunciado en personas con bajo nivel de actividad física que entre las personas con alto nivel.
Al mismo tiempo se ha publicado una editorial en la que se analizan las debilidades del estudio publicado (se trata de estudios observacionales que nos señalan relación pero no causalidad y hay mucha heterogeneidad en la forma de medir la actividad física y el sedentarismo),  se pregunta cuál es la cantidad de tiempo de sedentarismo que es mala para la salud (no se ha especificado), y que efecto pueden tener las estrategias que se proponen para mitigar los efectos del sedentarismo. Lo que si esta claro es que hay que diferenciar dos conceptos: el nivel de actividad física que hacemos y otro (que puede estar relacionado o no) cuanto tiempo permanecemos sentados.
 
En el periódico LAT nos dan ideas para evitar el sedentarismo:
  • Si trabajas sentado, procura levantarte y moverte durante 3 minutos cada media hora.
  • Si estás viendo la televisión levántate durante los anuncios publicitarios, y no se te ocurra abrir el frigorico o ir a la despensa.
  • Monitoriza cuanto tempo permaneces sentado al día.
  • Ten presente la actividad física necesaria para mantenerse sano.
  • Como curiosidad decir que hay diseños de escritorios para permanecer de pie.
 
y tu, ¿cuanto tiempo pasas al día sentado?

 

jueves, 12 de febrero de 2015

Consejo integral en estilo de vida en atención primaria (1)


La Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud SNS propone el desarrollo progresivo de intervenciones dirigidas a ganar salud y a prevenir las enfermedades, las lesiones y la discapacidad. Es una iniciativa que se desarrolla en el marco del plan de implementación de la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el SNS, y que ya hemos comentado en el blog.
 
Mediante una metodología participativa y partiendo de la identificación de buenas prácticas en promoción de la salud y prevención primaria implantadas en las CCAA e identificadas en la bibliografía, se ha llegado a la selección de las mejores prácticas a universalizar en todo el SNS. Una de ellas, es el consejo integral sobre estilo de vida en atención primaria vinculado a recursos comunitarios en población adulta. Consejos sobre actividad física, alimentación, consumo de tabaco, consumo de riesgo y perjudicial de alcohol, y bienestar emocional / estrés. 
Nuestro grupo educación sanitaria y promoción de la salud del PAPPS ha participado en la elaboración de la Estrategia, y en el magnífico y necesario documento que ha sido aprobado y dado a conocer recientemente  CONSEJO INTEGRAL EN ESTILO DE VIDA EN ATENCIÓN PRIMARIA, VINCULADO CON RECURSOS COMUNITARIOS EN POBLACIÓN ADULTA.

 

Las intervenciones de consejo o asesoramiento en el contexto de la atención primaria son aquellas acciones realizadas por el personal sanitario, con el objetivo de ayudar al paciente a adoptar, cambiar o mantener conductas o hábitos que afectan al estado de salud, incluyendo un rango amplio de actividades: valorar los conocimientos y la motivación, informar, modificar conductas inapropiadas, reforzar conductas deseadas y monitorizar el progreso a largo plazo. Atención Primaria (AP) es el nivel asistencial más accesible, al que llega la mayoría de la población: prácticamente el 95% de las personas acuden en alguna ocasión a su centro de salud en el plazo de 5 años, lo que nos da una oportunidad única de intervenir.
 
En el documento se reflexiona sobre cuál es la mejor forma de intervenir sobre el estilo de vida de los pacientes que atendemos diariamente en la consulta, focalizando en la importancia de dar un consejo de salud breve que podamos integrar fácilmente. Como médico de familia práctico y con limitación importante para intervenir, por el tiempo que dispongo, lo más importante es saber que hay que hacer, como y cada cuanto tiempo.
Agradecer al Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad, a las comunidades autónomas y al resto de sociedades científicas participantes esta importante iniciativa que se ha basado (doy testimonio) en los principios rectores de integralidad, evidencia científica, cohesión, participación, evaluación, salud en todas las políticas y equidad.
 

 

lunes, 9 de febrero de 2015

El consumo nocivo de alcohol como problema de salud mundial


Estos son los datos y cifras que ha actualizado recientemente la Organización Mundial de la Salud sobre los efectos en la salud del consumo nocivo o perjudicial de alcohol:
  • Cada año mueren en el mundo 3,3 millones de personas a consecuencia del consumo nocivo de alcohol, lo que representa un 5,9% de todas las defunciones.
  • El uso nocivo de alcohol es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos.
  • En general, el 5,1% de la carga mundial de morbilidad y lesiones es atribuible al consumo de alcohol, calculado en términos de la esperanza de vida ajustada en función de la discapacidad (EVAD).
  • El consumo de alcohol provoca defunción y discapacidad a una edad relativamente temprana. En el grupo etario de 20 a 39 años, un 25% de las defunciones son atribuibles al consumo de alcohol.
  • Existe una relación causal entre el consumo nocivo de alcohol y una serie de trastornos mentales y comportamentales, además de las enfermedades no transmisibles y los traumatismos.
  • Recientemente se han determinado relaciones causales entre el consumo nocivo y la incidencia de enfermedades infecciosas tales como la tuberculosis y el VIH/Sida.
  • Más allá de las consecuencias sanitarias, el consumo nocivo de alcohol provoca pérdidas sociales y económicas importantes, tanto para las personas como para la sociedad en su conjunto.
Los datos y las cifras están sacados del Informe Mundial de Situación sobre Alcohol y Salud 2014, que nos compara el consumo de alcohol según países.


 Imagen tomada de Vox

Con respecto a los problemas sociales y de salud  relacionados con el consumo nocivo de alcohol tres son los artículos que me han llamado la atención últimamente:

jueves, 5 de febrero de 2015

¿Cuál es la mejor bebida para tu salud?

Una de las grandes fuentes de consumo de azúcares refinados es el consumo de bebidas azucaradas en las comidas como las  sodas, y también el de bebidas energéticas y zumos de fruta envasados. Un reciente estudio publicado en la revista Pediatrics nos advierte que el 88% de los zumos de frutas para bebes y niños vendidos en USA contienen azucares añadidos (Sodium and Sugar in Complementary Infant and Toddler Foods Sold in the United Statesy nos alerta sobre el tema.
Sobre los peligros para la salud de las bebidas azucaradas ya hemos hablado en este blog. Averiguar si nuestros pacientes consumen este tipo de bebidas y aconsejar sobre la conveniencia de evitarlas o limitarlas debería ser una de las tareas de un buen consejo de salud en alimentación. Toca ahora que nos concienciemos pacientes y profesionales sanitarios sobre este tema. Para ello pude ser de ayuda este vídeo del Dr Mike Evans  What is the single best drink for your health?
 




El Dr Mike Evans nos dice en el vídeo que beber agua se relaciona con mayor pérdida  de peso, mejor salud en poblaciones estudiadas, y menor riesgo de tener problemas cardiacos. Además es bueno para la piel, ayuda con el dolor de cabeza, con el estreñimiento y con la diarrea, reduce la formación de piedras en el riñón, y posiblemente sea la mejor cura para las resacas. Incluso es igual de efectiva que las bebidas deportivas,  tan publicitadas para hidratarse, cuando sudamos practicando deporte.

 Por todo ello, nada mejor que beber agua cada día.