lunes, 8 de junio de 2015

Intervención en estilo de vida, la mejor medicina que no estamos utilizando


"Intervención en estilo de vida, la mejor medicina que no estamos utilizando", es el título de un interesante artículo publicado en Medscape (requiere suscripción). El articulo comienza con una famosa frase de Hipócrates: “Si pudiéramos dar a cada individuo la cantidad adecuada de alimento y ejercicio, ni poco ni demasiado, habríamos encontrado el camino más seguro para la salud".
 
 

 

El artículo se centra en porque es importante intervenir sobre el estilo de vida  de los pacientes que atendemos. y que dificultades tenemos los profesionales sanitarios para hacerlo.
Importancia de intervenir. El artículo nos da razones para intervenir sobre el estilo de vida de nuestros pacientes centrándose en la prevención cardiovascular:
  • Hay siete indicadores de salud ideales que son importantes para mantener una buena salud cardiovascular: no fumar, un índice de masa corporal normal (IMC), la actividad física, una dieta saludable, colesterol normal, presión arterial normal, y una glucosa plasmática en ayuno normal. Los individuos que reúnen cinco de los siete indicadores ideales de salud tienen una reducción del 78% en el riesgo relativo de mortalidad por cualquier causa (Circulation 2012).
  •  Cuatro factores de estilo de vida básicos con una combinación de ejercicio regular, dieta saludable, no fumar y mantener un peso saludable produce una reducción del 81% en el riesgo relativo de mortalidad por cualquier causa durante un seguimiento de pacientes que duró 7,5 años (Am J Epidemiolol 2013). Los factores de riesgo modificables son responsables del 90% del riesgo atribuible a la población para la enfermedad cardíaca en los hombres y del 94% en las mujeres (Lancet 2004).

Porque no intervenimos los profesionales sanitarios. Difícilmente puede haber ninguna píldora que pueda reducir la carga de enfermedad crónica en la medida en que  el estilo de vida saludable pueden. Entonces, ¿Por qué no intervenimos sobre el estilo de vida saludable más? El artículo analiza las razones de la baja intervención de los profesionales:

  • Una parte del problema es que algunos médicos simplemente no piensan que las intervenciones en estilo de vida sean eficaces. Algunos estudios de intervenciones en estilo de vida han demostrado resultados intermedios pero  no han demostrado ningún beneficio final en la reducción de eventos cardiovasculares en pacientes con diabetes tipo II como el Look AHEAD. Sin embargo otros estudios como STENO-2, que han estudiado una intervención multifactorial de modificación del estilo de vida en el mismo perfil de pacientes, han encontrado una reducción en el índice de riesgo de enfermedad cardiovascular del 53% en comparación con la terapia convencional.
  •  Quizás el principal problema que tenemos para promover un estilo de vida saludable es que es difícil, muy difícil, intervenir sobre el estilo de vida y conseguir cambios a largo plazo. Solo poner el ejemplo de las intervenciones para perder peso, un meta-análisis de 2014 (JAMA 2014) mostró que las intervenciones dietéticas resultaban en una pérdida de peso a los 6 meses, pero la mayoría de los pacientes lo recuperaban a largo plazo.
  • O puede ser que los profesionales sanitarios no seamos los mejores profesores para ayudar a nuestros pacientes a cambiar hacia un estilo de vida saludable. Nos falta capacitación para intervenir tanto en el pregrado como en el postgrado, o que no se nos compense de forma adecuada. Es una de las conclusiones que reflejamos en la entrada Actitudes de los profesionales sanitarios ante la prevención y la promoción de la salud
  • Tal vez trabajar solo a nivel individual tiene un alcance demasiado limitado. Las intervenciones de salud más exitosas se han basado siempre, en términos generales, en intervenciones de salud pública. Un ejemplo muy claro es el del tabaco, aumentar el precio y prohibir fumar en lugares públicos tiene mucho más impacto que lo que podamos hacer desde las consultas, lo cual no significa que no podamos y debamos intervenir ya que nuestra intervención es muy costo-efectiva (Ver ¿Estaremos libres del tabaco en el 2040? ).
Denis Burkitt (el del famoso linfoma) dijo una vez: “Los médicos somos como los malos fontaneros, tratamos los escapes de agua de la bañera limpiando el agua, e inventando nuevos, refinados y caros remedios para evitar los escapes. Alguien nos debería enseñar a cerrar el grifo”. 
 

2 comentarios:

Merck Salud dijo...

Gracias por darnos a conocer este interesante artículo y por ofrecernos este resumen que sin duda deja sobre la mesa importantes asuntos para el debate. Tal y como indica el artículo, no todos los profesionales sanitarios parecen estar preparados ni tienen las herramientas o habilidades necesarias para sacar el máximo partido a las intervenciones en el estilo de vida de los pacientes, de manera que tengan un impacto positivo y prolongado en el tiempo. Tal vez este tipo de análisis nos ayude a identificar mejor las áreas de mejora y a aprovechar ‘la mejor medicina que no estamos utilizando’. Un saludo.

Catalina Arias Sanabria dijo...

En primer lugar dar la enhorabuena a Francisco Camarelles por su presentación en el congreso de Gijón, muy completo y didáctico, además de práctico para que los profesionales repasemos punto por punto los temas tratados y el enfoque conciso y visual.
Y gracias igualmente por este interesante y breve artículo, muy instructivo.
Un saludo y a seguir adelante.