lunes, 24 de octubre de 2016

El sueño y la salud (2): impacto en la salud cardiovascular.

"El sueño es cada vez más reconocido como un importante contribuidor a un estilo de vida saludable. Sin embargo, esto no ha sido siempre el caso, y un número cada vez mayor de personas optan por restringir el sueño en favor de otras actividades sociales, de ocio, o actividades relacionadas con el trabajo. Esto ha resultado en una disminución de la duración media de sueño con el tiempo. La duración del sueño, sobre todo el sueño corto, y los trastornos del sueño puede estar relacionados con factores de riesgo cardiometabólicos, incluyendo la obesidad, la hipertensión, la diabetes mellitus tipo 2 y la enfermedad cardiovascular. En este artículo examinamos las pruebas relativas a la duración del sueño y a los trastornos del sueño con el riesgo cardiometabólico, haciendo un llamamiento a las organizaciones de salud para que incluyan recomendaciones del sueño basadas en la evidencia en sus directrices para una salud óptima."
 
Esto es lo que nos dice la American Heart Association, que acaba de publicar en la revista Circulation su interesante posicionamiento sobre la duración y calidad del sueño: impacto en el estilo de vida y la salud cardiovascular. Sleep Duration and Quality: Impact on Lifestyle Behaviors and Cardiometabolic Health. A Scientific Statement From the American Heart Association..
 Los autores han hecho  una revisión bibliográfica de los estudios relacionados con la duración y los trastornos del sueño y la enfermedad cardiovascular y cardio metabólica. De acuerdo con los estudios revisados, la apnea obstructiva del sueño y el insomnio aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular y cerebrovascular, incluyendo arritmias, aterosclerosis, enfermedad cardíaca coronaria, insuficiencia cardíaca, hipertensión y accidente cerebrovascular, así como las enfermedades metabólicas como la  obesidad, la diabetes tipo 2 y la dislipidemia.
Definen como un sueño inadecuado el de menos de 7 horas por noche. Sin embargo, la duración del sueño largo, definido como 9 o más horas por la noche, también se ha relacionado con la obesidad, la hipertensión y la diabetes. La AHA no tiene actualmente una recomendación sobre la cantidad de sueño que se necesita para una óptima salud cardiovascular, ya que no hay suficiente evidencia científica en este momento en el que basarla. Sin embargo  La American Academy of Sleep Medicine and the Sleep Research Society recomienda 7 o más horas de sueño al día.
Acaba el artículo de la AHA recomendando campañas de salud pública sobre el tema, que deben incluir directrices explícitas sobre la duración adecuada del sueño y el cribado de los trastornos del sueño. También propone usar herramientas de evaluación sencilla para identificar el riesgo de apnea del sueño, e integrarlas en la atención clínica diaria.

Interesante revisión la realizada, aunque me quedo con dudas sobre la mejor forma de manejar este tema en la consulta del día a día.