jueves, 19 de enero de 2017

¿Qué métodos funcionan para dejar de fumar?

Una de las políticas eficaces de prevención y control del tabaquismo es ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Para ello necesitamos que los fumadores hagan intentos de abandono del tabaco e incrementar el éxito en los mismos. El recientemente publicado artículo de los CDC Quitting Smoking Among Adults—United States, 2000-2015  nos aporta datos muy interesantes sobre el tema,  que son extrapolables a nuestro país. Durante 2015 el 68% de los fumadores querían dejar de fumar, más de la mitad (el 55,4%) hizo un intento de abandono en 2015, el 7,4 % ha dejado de fumar recientemente, el 57,2 % recibieron un consejo de un profesional sanitario para dejar de fumar, y  solo el 31,2 % usó  terapias de tipo conductual o medicación para dejar de fumar. Solo uno de cada 10 fumadores consiguió dejar de fumar en 2015.

Si queremos que más fumadores dejen de fumar, los profesionales sanitarios debemos identificar de forma sistemática a los fumadores que atendemos en las consultas, aconsejarles que dejen de fumar, y ofrecerles tratamientos eficaces. Los gestores sanitarios pueden aumentar las tasas de cesación promoviendo  y financiando  los tratamientos de cesación basados en la evidencia, y disminuyendo las barreras de acceso al tratamiento. Sin olvidar la importancia y necesidad de campañas sanitarias para promover el abandono del tabaco.


Aumentar el porcentaje de fumadores que hacen intentos de abandono, y que estos utilicen métodos eficaces para dejar de fumar, deben ser objetivos para disminuir el numero de fumadores.  Para ello tanto profesionales sanitarios como fumadores debemos conocer ¿Qué métodos funcionan para dejar de fumar? Este fue el objetivo de la charla que tuve hace poco con Jesus Soria para su programa radiofónico de  la SER Consumidores.
Es hora de repasar lo que funciona para ayudar a dejar de fumar. Recordar que tanto las intervenciones para el cambio de comportamiento como las farmacológicas son efectivas, siendo la mejor opción el combinarlas. Ver   Nuevas recomendaciones americanas (USPSTF) 2015 para intervenir sobre el consumo de tabaco y las enfermedades que causa.
Y también el momento de decir las cosas que no  han demostrado que funcionen:

3 comentarios:

Marcos Margarit dijo...

Recuerdo hace años un artículo de PLOS muy interesante: hacían un estudio sobre cómo las personas dejaban de fumar en el mundo real, y la mayoría de ellas lo dejaban sin apoyo médico, sin consultar, sin fármacos ni terapias.
Quizá sea interesante replantearse las estrategias. No todo el mundo lo hace por razones médicas, ni estas tienen tanta fuerza en la mayoría de la población como para dejarlo. Hay muchos condicionantes sociales que influyen. Y hay que tener en cuenta que hasta ahora, la medida que ha conseguido que disminuya el consumo de tabaco con mayor efecividad en nuestro país han sido las leyes antitabaco. Ésta ley se quedó corta en algunso aspectos: no se ha prohibido fumar mientras se conduce, lo cual parece una medida de bastante impacto. No se obligado a las compañías a adoptar cajetillas neutras, y no se ha controlado el escape hacia el tabaco de liar.
Por lo demás tienes razón: hace falta más investiagación y obtener conocimiento sobre el hábito de fumar y cómo se puede luchar contra él, y el mejor sitio apra hacerlo es atención primaria.

Roc Soler dijo...

Afirmar que la "La acupuntura y la hipnosis no han demostrado que sean eficaces para ayudar a dejar de fumar según las revisiones Cochrane." cuando el articulo referido dice textualmente "However, lack of evidence and methodological problems mean that no firm conclusions can be drawn" (Sin embargo, la falta de pruebas y problemas metodológicos hace que no se pueden obtener conclusiones en firme) me parece de una falta de rigurosidad extrema... no discutire si funcionan o no funcionan pero privar a alguien de probar si funciona o no al hacer esta afirmacion con un articulo que dice lo que dice i no lo que afirma el autor me parece incluso no etico.

Paco Camarelles dijo...

Hay falta de estudios científicos para avalar la acupuntura y la hipnosis como métodos para dejar de fumar. No hay estudios que las avalen de forma consistente. Lo que no es ético es recomendarlas hasta que no parezcan estudios serios y rigurosos