lunes, 6 de marzo de 2017

Ayuda a tus pacientes a seguir una alimentación saludable durante el 2017


Que los profesionales sanitarios ayuden a sus pacientes a seguir una alimentación saludable durante el año 2017 es el objetivo de una reciente publicación de la oficina de Prevención de enfermedades y Promoción de la Salud de USA Use the Dietary Guidelines to Help Your Patients Eat Healthy in the New Year. Proponen seguir las nuevas directrices americanas 2015-2020 para una alimentación saludable que ya comentamos en este blog (Consejos nutricionales basados en pruebas o influenciados por la industria de la alimentación?)  y que están resumidas en español en el siguiente enlace (Para Profesionales: Breve Resumen Sobre las Recomendaciones).

Para ello han desarrollado una serie de herramientas dirigidas a profesionales sanitarios que me parecen de gran interés, las han traducido al español, y abarcan distintas estrategias y enfoques:
  • Lo primero es hablar con los pacientes sobre su alimentación y saber cómo se alimentan. Cuales son sus rutinas alimentarias, quien cocina, sus tradiciones, preferencias, cuales son sus alimentos preferidos, y las dificultades para adoptar una alimentación sana.  Hable con sus pacientes o clientes sobre los patrones de alimentación saludable.
  • Ayuda  a tu paciente a elegir opciones de alimentos más saludables pensando en pequeños cambios que pueden mejorar su alimentación, por ejemplo pasar de consumir bebidas azucaradas a beber agua en las comidas. Elija alimentos y bebidas más saludables.
  • Comparte estrategias con tu paciente para reducir el consumo de azúcar y los alimentos que lo añaden. Cambiar una galleta o un pastel por una pieza de fruta es una buena alternativa al consumo de azúcar añadido.  Consuma menos azúcares agregados
  • Explica la conexión entre el consumo de sal y la hipertensión arterial, y recomienda que se lean el contenido en sodio de los alimentos en las etiquetas nutricionales.  Consuma menos sodio.
  • Ayuda a tus pacientes a elegir grasas saludables para disminuir el riesgo de enfermedad cardiaca. Identifica las grasas saturadas en las dietas de tus pacientes y explora formas de reemplazarlas con grasas no saturadas. Consuma menos grasas saturadas
  • Haz de la Actividad Física una parte de la conversación. Junto con seguir un patrón de alimentación saludable, la actividad física regular es una de las cosas más importantes que tus pacientes pueden hacer para mejorar su salud. Anima a los pacientes a seguir las recomendaciones sobre actividad física. Recordar nuestro folleto  Da un primer paso por tu salud.
  • Usa ayudas visuales para transmitir la información. Nada mejor que usar nuestro folleto PAPPS "Come bien y vive sano"