lunes, 9 de septiembre de 2013

Alcohol y salud en Europa


El consumo de alcohol es la tercera causa más importante de enfermedad en Europa. En el año 2004 el alcohol fue responsable de 1 de casa 7 muertes en hombres, y de 1 de cada 13 mujeres en el grupo de edad de 15 a 64 años en Europa, lo que se traduce en aproximadamente 120.000 muertes prematuras. El consumo de alcohol en Europa dobla la media mundial, y los europeos adultos  bebemos 10,2 litros de alcohol puro al año. El consumo de alcohol es causa relevante para más de 200 códigos de enfermedad incluidos en el ICE-10, 30 en las que el alcohol es causa necesaria (desaparecerían en ausencia de consumo de alcohol). En Europa  más del 90% de las muertes atribuidas a su consumo son debidas a tres causas principales: cáncer, cirrosis y accidentes.
Estos son algunos de los datos que nos proporciona el extenso informe recientemente publicado Status Report on Alcohol and Health in 35 European Countries 2013 elaborado por la Organización Mundial de la salud OMS en Europa.
La Comisión Europea, por su parte, recomienda políticas para reducir el daño que causa el consumo de alcohol, y  prioriza cinco intervenciones: proteger a los jóvenes, niños y fetos; reducir los accidentes y  muertes relacionadas con el consumo de alcohol en las carreteras; prevenir los daños del consumo de alcohol en adultos y reducir su impacto en los lugares de trabajo; informar, educar y aumentar la conciencia sobre el impacto que tiene el consumo de riesgo de alcohol, y los patrones de consumo apropiado; y desarrollar y mantener estrategias comunes de abordaje a nivel europeo.
 
 
 

 
El informe divide Europa en 4 regiones según sus patrones de consumo de alcohol, analizando en su primera parte las tendencias de consumo en los últimos años (a la baja en el sur de Europa) y los daños que causa. En la segunda parte analiza las políticas de prevención y control del consumo de riesgo de alcohol: precios del alcohol, accesibilidad, publicidad, intervenciones en la comunidad y en el lugar de trabajo, la respuesta de los sistemas sanitarios, y políticas dirigidas a conductores de vehículos. La tercera parte analiza la situación específica en cada país.
Con respecto al abordaje del consumo de riesgo de alcohol desde los servicios sanitarios, el documento revisa las actividades realizadas en cada país en la elaboración de guías o conferencias  de consenso, y/o la formación de los profesionales sanitarios. A destacar en España el excelente documento “Prevención de los problemas derivados del alcohol” de la 1ª Conferencia de prevención y promoción de la salud en la práctica clínica en España (2007), donde se establecen las bases de lo que se debe hacer para un correcto abordaje del consumo de riesgo de alcohol desde los servicios sanitarios. Consecuencia de este documento surgió el programa de formación para profesionales sanitarios “Mójate con el alcohol”, del que sería necesario nuevas ediciones para alcanzar al mayor número posible de profesionales sanitarios implicados en el tema.