miércoles, 4 de septiembre de 2013

¿Podemos recomendar los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar?


Las tiendas de cigarrillos electrónicos están proliferando en nuestro país, muchos fumadores los están empezando a usar para dejar de fumar y nos pueden preguntar sobre su eficacia para ayudarles a abandonar el tabaco. En otra entrada del blog analizamos la eficacia, efectividad y seguridad de estos dispositivos para dejar de fumar. Existen serias dudas sobre su eficacia, efectividad y seguridad como método para dejar de fumar.
Desde la publicación de la entrada han aparecido varias noticias sobre los cigarrillos electrónicos que hay que destacar. Una es el posicionamiento de la Organización Mundial de la Salud, que ha advertido recientemente sobre su seguridad y eficacia. Otra es el interés de la industria del tabaco en los cigarrillos electrónicos, que  podría ser una forma de introducir el consumo de tabaco en jóvenes, y de perpetuar la presencia social del tabaco. Es lo que nos advierten en esta publicación sobre las 12 cosas que la industria del tabaco no quiere que sepamos.

Lo que sí está claro es que hay muchos intereses comerciales y de negocio detrás, que no tienen escrúpulos en publicitar las bondades de estos productos. Como muestra os dejo un enlace a una anuncio publicitario holandés. No sabemos si  a nuestro país llegaran estos anuncios televisivos pero habrá que estar alerta, al igual que sería necesario que se controlara la publicidad por otros medios como los folletos publicitarios, ya que los consumidores tiene derecho a una publicidad rigurosa y veraz sobre estos productos.
 

En Europa, y a la espera de que la Nueva Directiva de los productos del tabaco se apruebe, hay países  que prohíben los cigarrillos electrónicos,(Bélgica, Hungría, Grecia), otros que los regulan como productos medicinales (Austria, Francia), y otros en los que se comercializan sin problemas (Alemania, Reino unido). En nuestro país se permite su comercialización pero están en el terreno de la alegalidad o vacío legal. Es difícil de entender que, si estos productos contienen nicotina, no estén regulados como producto farmacológico.
El uso de cigarrillos electrónicos en espacios donde está prohibido fumar puede causar confusión debido a su semejanza con los cigarrillos tradicionales. Por todo ello, y por el vacío legal que existe en este momento, la Red Catalana de Hospitales sin Humo y la Red de Atención Primaria sin Humo recomiendan que en los hospitales, centros de salud y otros centros sanitarios se prohíban tanto su uso como venta, promoción y comercialización.

Necesitamos que se regule el uso, la venta y la comercialización de estos productos en nuestro país. Todo un reto regulatorio que se pide desde prestigiosas revistas médicas como JAMA y BMJ, y que en nuestro país las autoridades sanitarias se tendrían que plantear con urgencia, y no dejar de asumir su responsabilidad o mirar para otro lado.