jueves, 26 de diciembre de 2013

El agente 007 y su licencia para beber alcohol

 
He de confesar que me gustan las entretenidas películas de James Bond, su habilidad para esquivar la bala del enemigo es parte de la leyenda, y sus hazañas en el espionaje y en el campo de la seducción son notables. Pero no es todo oro lo que reluce en la ajetreada vida del agente secreto de su graciosa Majestad, no hay más que leer el reciente artículo publicado en el British Medical Journal sobre el consumo de alcohol del famoso agente secreto.
Los autores del estudio se han leído cómodamente en sus casas las novelas de James Bond  (el autor es Ian Fleming), y han calculado el consumo de alcohol del agente. Excluyendo los días en los que el agente estaba encarcelado o en el hospital, el consumo semanal de alcohol era de 92 unidades. El consumo alcanzó un máximo de 49 unidades en un día, y solo estuvo 12 días sin beber alcohol en los 87 días que podía consumir. Las conclusiones de los autores es que la elevada ingesta  de alcohol de James Bond le pone en alto riesgo de múltiples enfermedades relacionadas con el alcohol y de morir de forma prematura. Alguien que bebe esta cantidad de alcohol  no puede mantener el nivel de funcionamiento físico, mental, y sexual que exhibe en las novelas y películas. Si alguna vez viene por nuestras consultas le tendríamos que hacer una Intervención Breve, y hacer una evaluación y tratamiento, con una reducción en el consumo de alcohol a niveles más  seguros, y a lo mejor una derivación inmediata para tratar su dependencia.

 
Probablemente James Bond tenga el hígado afectado, y pueda acabar cualquier día en la cárcel por conducir ebrio. En la película Casino Royal, el agente consume 39 unidades de alcohol antes de verse envuelto en una colisión múltiple. Los autores calculan que su expectativa de vida no superará los 59 años, aunque la edad de retiro de los agentes secretos es a los 45. Curiosamente Ian Fleming murió a los 56 años, y se dice que el personaje tiene mucho de su vida personal. Por otra parte, ya sabemos que el alcohol afecta a la vida sexual por lo que no son creíbles todas las historias sexuales en las que se mete, a no ser que se dedique a hablar de literatura con sus conquistas.
Dos interesantes datos del articulo del BMJ: el 4% de las muertes en el mundo se relacionan con el consumo de alcohol, y muchos estudios muestran que las personas generalmente infra estimamos nuestro consumo de alcohol en alrededor de un 30%.


 

3 comentarios:

Merck Salud dijo...

Muy interesante el resumen del artículo publicado en el BMJ. Lo cierto es que en ocasiones el cine y la literatura muestran personajes cuyo ‘glamour’ pasa por hábitos poco saludables, como el consumo de alcohol y de tabaco, la mala alimentación o incluso el sedentarismo. Conocer ‘la realidad de la ficción’, como muestra la infografía, es de gran ayuda para saber el verdadero impacto de estos hábitos y para disuadirnos de querer parecernos, al menos en esos aspectos, a nuestros ídolos o mitos. ¡Seguro que también es posible ser un héroe de cine con hábitos saludables!

Aurora López Llames dijo...

Me ha encantado la entrada, original a la vez que realista. A ver si conseguimos disfrutar de algún superhéroe o personaje con buenos hábitos.

Elena dijo...

Qué curiosa información! Es cierto que ha creado toda una institución con su "Martini agitado pero no revuelto", pero nunca me había planteado la frecuencia con la que bebía James Bond!
Desde luego que no es un buen ejemplo de hábitos saludables!!