lunes, 30 de diciembre de 2013

Cómo cambiar conductas de salud (3): los consejos de los famosos


El consejo en temas de salud de los famosos o celebridades puede tener una influencia sustancial en las personas, y motivarles a adoptar nuevos comportamientos y modificar las actitudes y creencias sobre temas de salud. Los famosos pueden promover y disuadir de conductas saludables, independientemente de que haya evidencia científica que apoye o contradiga sus consejos. Detrás de los consejos en salud de los famosos hay  bases biológicas, psicológicas y sociales que explican su impacto y la confianza de la gente. Un reciente artículo publicado en el BMJ analiza lo que se sabe sobre cómo las personas famosas pueden influenciar las decisiones en salud. Los famosos influyen sobre la salud porque dan credibilidad y diferencian productos e ideas sobre sus competidores. Los famosos transfieren sus atributos personales a los productos que patrocinan y usan su  éxito social para aumentar la credibilidad de lo que proponen. Estudios psicológicos muestran que la gente está clásicamente condicionadas a reaccionar positivamente a los consejos de las celebridades, independientemente de que coincidan o no con  sus ideas propias. Los famosos activan la tendencia natural de las personas para tomar decisiones basadas en cómo otros han actuado en situaciones similares. Por otra parte la sociología ayuda a explicar la propagación de los consejos en salud de los famosos como un contagio que se difunde a través de las redes sociales, y como el deseo de las personas a adquirir el capital social de las celebridades.

El artículo analiza, en clave anglosajona, ejemplos de cómo pueden influir los famosos. Son conocidos los casos del cáncer de mama de la cantante Kylie Minogue que aumentó hasta en un 40% la realización de mamografías en Australia, o el gran incremento de lo recaudado para investigar en Parkinson cuando se supo que el actor Michael J Fox padecía esta enfermedad. El más reciente e impactante ha sido el de Angeline Jolie al decidir hacerse una doble mastectomía preventiva al dar positiva al gen BRCA1. El problema surge cuando se dedican a promocionar actividades preventivas que no han demostrado con estudios científicos sus beneficios, o pueden ser dañinas, como el cribado del cáncer de próstata, o determinados tratamientos no fundamentados científicamente.
.

 
 
El artículo concluye que los profesionales sanitarios podemos contrarrestar las influencias negativas de las celebridades al hablar con nuestros pacientes acerca de la validez de los consejos de los famosos, y que fuentes de información en salud son creíbles y aconsejables. La comunidad médica podría utilizar la influencia de las celebridades para el bien común asociándose con ellos de forma productiva, incluidas las iniciativas que desacrediten los consejos de salud erróneos, y promocionando las prácticas basadas en la evidencia.