jueves, 30 de enero de 2014

¿Puedo tomar alcohol con el antibiótico?

¿Puedo tomar alcohol con el antibiótico? Es una pregunta que nos hacen  a menudo los pacientes en la consulta cuando prescribimos un antibiótico. Nuestros pacientes han oído que los antibióticos y el alcohol pueden interaccionar  y hacerlos menos efectivos y/o seguros, y nos suelen preguntar. Pero la interacción medicamento con alcohol no solo se da con los antibióticos: los ansiolíticos, los antihistamínicos, los antiinflamatorios, los hipolipemiantes, los anticoagulantes, anti anginosos, los antidepresivos, los hipoglucemiantes, los  anti prostáticos, los antihipertensivos, incluso medicamentos para la tos, pueden interaccionar. Los efectos adversos pueden ir desde el letargo, los mareos, las molestias digestivas, hasta las alteraciones del ritmo cardiaco entre otras muchas. Por todo ello el Instituto Nacional de Abuso del Alcohol y Alcoholismo NIAAA de USA ha elaborado una interesante lista de medicamentos que pueden causar daño al ser ingeridos con alcohol y describe los efectos resultantes.
 

 
 

Prescribir fármacos que pueden interaccionar con el alcohol nos da una oportunidad importante a los profesionales sanitarios para el cribado del consumo de riesgo de alcohol. El cribado consiste en la identificación de personas que no buscan ayuda por problemas relacionados con el alcohol y pueden estar sufriéndolos. Además, si preguntamos sobre la ingesta de alcohol en relación con la toma de medicamentos prescritos, podemos reducir la resistencia del paciente a hablar sobre su consumo (tenemos una buena "excusa" con connotaciones menos culpabilizadoras). Saber detectar un consumo de riesgo y su límite es el primer paso para intervenir según nos ha recordado Álex Pérez en una entrada reciente de su blog El Piscolabis ¿Sabemos lo que bebemos?'
Volviendo a la pregunta inicial hay que decir que no todos los antibióticos interaccionan con el alcohol. Hay que tener especial cuidado con las cefalosporinas que hacen que el cuerpo procese el alcohol más lentamente, lo que aumenta los niveles de acetaldehído y pueden producir un efecto antabus. El metronidazol, los antitiberculosos como la isoniacida, y los macrolidos son antibióticos en los que también se han descrito interacciones. Por eso cuando un paciente nos hace la pregunta ¿Puedo tomar alcohol con el antibiótico? lo podríamos considerar una invitación para hablar sobre su consumo, al igual que cuando prescribimos otros medicamentos que no sean antibióticos