lunes, 3 de febrero de 2014

Determinantes sociales de salud


Hace dos meses que celebramos la I Jornada sobre Promoción de Salud en el Colegio de Enfermería de Madrid, organizada por SEMAP en el que más de 200 profesionales de Atención Primaria compartimos un tiempo para revisar experiencias innovadoras en EpS y de participación comunitaria. La conferencia inaugural versaba sobre los Determinantes Sociales de Salud. Como resumen, estas serían las ideas desarrolladas en ella:

1.    Las intervenciones dirigidas a los riesgos individuales de enfermar tienen unas limitaciones ya que ignoran los factores que inician el problema, en su gran mayoría atribuibles a las condiciones socioeconómicas de las personas.


2.    Estructuras y patrones sociales forman u orientan las decisiones y oportunidades de ser saludables de los individuos. Es muy difícil que las personas modifiquen sus hábitos de vida cuando fuerzas económicas, sociales y culturales  actúan en contra de esos cambios.

3.    Una gran proporción de los recursos se destina a los servicios curativos, pasando por alto las actividades de prevención y promoción de la salud, que podrían reducir en un 70% la carga de morbilidad a nivel mundial.

4.    Reorientar el sistema hacia la promoción de la salud es una necesidad.

5.    El informe SESPAS 2012 y más concretamente el artículo Las desigualdades sociales en salud y la AP: Integración de la equidad efectiva en AP” ofrece las claves a tener en cuenta en este campo.

 
En la Jornada se planteó la importancia de la cobertura universal como uno de los principios básicos de la atención de salud para combatir las desigualdades,  y de la importancia fundamental de la  equidad en el acceso, financiación y distribución equitativa de servicios. Pues bien el 27 de enero de 2014 recibimos la noticia de la retirada del plan para la gestión privada de la sanidad madrileña. Ese mismo día leí la entrada del blog  “la educación es más importante para la salud actualmente que nunca antes”. En ocasiones  todo parece conducir a un mismo punto. En un mundo en el que sigue siendo cierta la frase “cuanto más pobre se es, peor salud se tiene” recordar que como ciudadanos y como profesionales tenemos margen de actuación. La promoción de la salud es una de las herramientas. El lema “SI SE PUEDE”, que ha sido la consigna de la llamada “marea blanca”, tiene que convertirse en una realidad cuando se trata de actuar sobre las desigualdades en salud.
                                               Juana María Gómez Puente
Enfermera
Grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud del PAPPS