jueves, 9 de enero de 2014

Recomendaciones para el cribado del cancer de pulmón (2)



Las esperadas recomendaciones de la U.S. Preventive ServicesTask Force  USPSTF sobre el cribado del cáncer de pulmón han sido publicadas en la revista  Annals of Internal Medicine.  La USPSTF recomienda el cribado anual para el cáncer de pulmón, con dosis bajas de tomografía computarizada (LDCT), en los adultos entre 55 y 80 años que tienen antecedentes de fumar 30 paquetes-año, y que son fumadores actuales o han dejado de fumar en los últimos 15 años. La exploración debe interrumpirse una vez que una persona no ha fumado durante 15 años, o desarrolla un problema de salud que limita sustancialmente la esperanza de vida o la capacidad o la voluntad de someterse a una operación de pulmón. (Recomendación grado B).
La recomendación de la USPSTF analiza los beneficios del cribado (menos mortalidad por cáncer de pulmón en personas de alto riesgo), y los daños asociados al cribado como los falsos negativos y falsos positivos, los hallazgos casuales, el riesgo de sobre diagnóstico y los efectos de la exposición a la radiación. Concluye con certeza moderada que el cribado anual para el cáncer de pulmón con LDCT tiene un beneficio neto moderado en personas asintomáticas que están en alto riesgo de cáncer de pulmón basado en la edad, la exposición acumulada total al humo de tabaco, y los años desde que dejó de fumar. El beneficio neto moderado de la detección depende de que se limite el cribado a las personas que están en alto riesgo.
La USPSTF nos deja muy claro que dejar de fumar es la intervención más importante para prevenir el cáncer de pulmón, y que ayudar a los fumadores a dejar de fumar y evitar la exposición al humo de tabaco son las formas más efectivas para disminuir la morbilidad y mortalidad asociada al cáncer de pulmón. Los fumadores deben ser informados de su riesgo de desarrollar cáncer de pulmón y ofrecerles tratamientos de cesación. Los exámenes con LDCT deben ser vistos como un complemento de las intervenciones para dejar de fumar.





Las implicaciones económicas que suponen que en USA se recomiende el cribado del cáncer de pulmón son grandes, ya que solo las recomendaciones clasificadas A o B  por la USPSTF son cubiertas por los seguros médicos. La crisis económica que sufrimos y los recortes en sanidad hacen muy difícil que se plantee este cribado en nuestro país. Además, implementar el cribado del cáncer de pulmón en nuestro país requeriría de un consenso amplio y de la existencia de una USPSTF española de la que carecemos. Si realmente nuestras autoridades sanitarias están preocupadas por la prevención del cáncer de pulmón harían bien en aumentar el precio del tabaco, antes que poner en marcha el cribado del cáncer de pulmón. Una revisión de estudios realizada por investigadores de la organización benéfica Cancer Research en Reino Unido concluye que triplicar los impuestos del tabaco en todo el mundo reduciría el tabaquismo en un tercio y evitaría hasta 200 millones de muertes prematuras en este siglo por cáncer de pulmón y otras enfermedades asociadas. La investigación, publicada en el 'New England Journal of Medicine', destaca que dichos impuestos animarían a la gente a dejar de fumar por completo, y, además, al aumentar el precio del tabaco más barato se evitaría que los jóvenes comenzaran a fumar. El prestigioso epidemiólogo Richard Peto es uno de los autores del artículo, y destaca que duplicar el precio de los cigarrillos en la próxima década a través de mayores impuestos reduciría el consumo de todo el mundo cerca de un tercio, y al mismo tiempo aumentaría los ingresos anuales del Gobierno. Este ingreso extra podría gastarse en aumentar los presupuestos de atención a la salud, y se podría pensar en cribados.