jueves, 20 de febrero de 2014

Cómo cambiar conductas de salud (5): la rueda del cambio


Cambiar las conductas en salud no es fácil, y por ello una de las cosas que necesitamos es disponer de un marco conceptual que intente explicar como podemos intervenir para caracterizar y diseñar intervenciones destinadas a conseguir el cambio de comportamiento. Una nueva propuesta se presenta en el artículo The behaviour change wheel: A new method for characterising and designing behaviour change interventions. Los autores del artículo, tras analizar modelos explicativos anteriores, nos proponen una rueda del cambio del comportamiento que intenta ser un modelo más completo, coherente, aplicable y visual.
En el centro de la rueda se sitúan tres condiciones esenciales para el cambio que interactúan entre ellas: la Capacidad, la Motivación y la Oportunidad. Curiosamente los autores se basan en la Ley Penal de USA que especifica que para que alguien sea culpable de un delito debe reunir tres condiciones: capacidad para hacerlo, oportunidad y motivo (ya sabemos algo más para cuando veamos series o películas americanas). La Capacidad se define como el poder y/o la competencia individual (psicológica y física) para comprometerse con el cambio, e incluye tener los conocimientos y las habilidades necesarios. La Motivación se define como aquellos procesos mentales que dan energía y dirigen el comportamiento, establecen metas y  toman decisiones conscientes. Incluye los procesos habituales de toma de decisiones con su componente emocional y analítico. La Oportunidad se define como todos los factores que se encuentran fuera del individuo que hacen que el comportamiento sea posible e inmediato. Las flechas de la figura representan las potenciales influencias que se pueden dar entre estas tres condiciones: por ejemplo la oportunidad puede influir sobre la motivación al igual que la capacidad. Asimismo el comportamiento influye de forma bidireccional, por ejemplo, con la Capacidad.  

 





Para seguir armando la rueda del cambio los autores han hecho una revisión sistemática de los modelos que explican el cambio de comportamiento y han elegido que intervenciones (actividades destinadas a cambiar el comportamiento) y políticas (acciones por parte de las autoridades responsables que permiten o apoyan las intervenciones) eran las más importantes. Las intervenciones pueden abarcar la Educación, la Persuasión, la Incentivación, las medidas Coercitivas, el Entrenamiento, la Restricción, el Modelaje, el Cambio del contexto físico o social, y la Reducción de barreras para el cambio. Las políticas incluyen la Comunicación, las Guías, la Fiscal, la Regulación, la Legislación, la Planificación y la Provisión de servicios. 
  Las posibilidades de aplicación de este nuevo modelo son muchas y pueden abarcar desde el diseño de intervenciones en la consulta de un profesional sanitario hasta el diseño de políticas de salud. Si lo aplicamos al cambio de conducta en la consulta tendríamos que ligar las intervenciones a técnicas más específicas de cambio del comportamiento.