jueves, 10 de julio de 2014

Cómo se fabrican cigarrillos para que sean más adictivos


Los cigarrillos están diseñados para crear y mantener una adicción. En su afán de negocio y ganancias, la industria del tabaco ha invertido muchos recursos en hacer los cigarrillos más adictivos, más atractivos a los jóvenes e incluso más mortíferos. Este párrafo es el encabezamiento del recomendable documento “Diseñados para causar adicción” (publicado en junio 2014) de la organización Tobacco Free Kids.
 
 

El documento analiza las diversas tácticas empleadas:
·        Para aumentar su poder adictivo: incrementando el contenido en nicotina, añadiendo amoniaco para aumentar la velocidad de liberación de la nicotina, o añadiendo azucares que incrementan los efectos adictivos de la nicotina y facilitan la inhalación del humo del tabaco.
·         Maximizando el poder atractivo de los cigarrillos sobre los jóvenes: añadiendo ácido levulinico que disminuye el poder irritativo de la nicotina y suaviza el sabor del humo, añadiendo saborizantes como chocolate y otros que endulzan el sabor y lo hacen menos irritante (el dulce engaño), añadiendo broncodilatadores para facilitar la inhalación, o añadiendo mentol que suaviza la irritación de la garganta y suaviza el sabor.
·        Aumentando su poder letal: en USA se ha constatado un aumento del contenido de nitrosaminas (sustancia cancerígena) en los cigarrillos en los últimos años. Con la introducción de agujeros de ventilación en los filtros para que los fumadores inhalen más frecuente e intensamente el humo (las sustancias toxicas llegan alcanzan lugares más profundos en los pulmones).