lunes, 14 de julio de 2014

Actividad física en pacientes con discapacidad

 La actividad física es para todo el mundo, incluyendo a los pacientes con discapacidad. Esta es la idea que nos transmiten desde los CDC (Adults with disabilities) . Para ello nos proporcionan los siguientes datos (en español):
  •       3X Los adultos con discapacidades tienen 3 veces más probabilidades de tener enfermedades cardíacas, ictus, diabetes, o cáncer que los adultos sin discapacidad.
  •      1 en 2. Casi la mitad de todos los adultos con discapacidad no realizan ninguna actividad física aeróbica, una forma importante para ayudar a evitar estas enfermedades crónicas.
  •    82%. Los adultos con discapacidad son unos 82% más propensos a ser físicamente activos, si su médico se lo recomienda.


Los CDC no dicen que los profesionales sanitarios podemos aumentar la actividad física de los pacientes a los que atendemos siguiendo una serie de pasos:

2.    Preguntando a los pacientes sobre el tema.
3.    Hablando sobre los obstáculos para la actividad física.
4.    Recomendando las mejores opciones sobre actividad física.
5.    Remitiendo al paciente a recursos y programas existentes en la comunidad.


La inactividad, la discapacidad y la muerte están relacionadas, así lo afirma una reciente
editorial del BMJ, que hace referencia a dos artículos recientemente publicados en la misma revista. Uno que concluye que la actividad física ligera reduce el riesgo de comienzo y progresión de la discapacidad en personas con  artrosis de rodilla o factores de riesgo para tenerla, y otro que relaciona discapacidad y mortalidad en la edad media de la vida.
En el día a día de la consulta de un médico de familia es frecuente encontrarse con pacientes con artrosis de cadera e ictus. En ambos casos la prescripción de actividad física es una medicina a considerar. En el caso de la artrosis de cadera los programas de actividad física pueden reducir el dolor y mejorar la función (revisión Cochrane). En el caso de los pacientes que han sufrido un ictus la actividad física es una parte importante de su manejo, poniendo énfasis en la actividad aeróbica moderada-intensa, en la fuerza muscular, y en la reducción del sedentarismo.(Physical Activity and Exercise Recommendations for Stroke Survivors: A Statement for Healthcare Professionals From the American Heart Association/American Stroke Association).