jueves, 9 de octubre de 2014

Estilos de vida y bienestar emocional

De todos es conocido que  los estilos de vida se relacionan con la salud y con la enfermedad mental, solo mencionar los problemas que causa el tabaco o el consumo perjudicial de alcohol en la salud, y su relación con la enfermedad mental. Sin embargo, conocemos poco sobre la relación entre los comportamientos en salud y el bienestar emocional. Un reciente estudio publicado en el BMJ (Major health-related behaviours and mental well-being in the general population: the Health Survey for England) nos aporta interesante información sobre esta relación.
 
El bienestar emocional es un buen predictor de la salud y la longevidad y es más que la ausencia de enfermedad mental o patología psiquiátrica. Implica “sentirse bien” y “activo” e incluye aspectos como el optimismo, la felicidad, la autoestima, resiliencia, autonomía y buena relación con los demás. El bienestar emocional está tomando cada vez más importancia dentro del campo de la salud mental y la Salud Pública.
Los autores del estudio han relacionado las respuestas a la Encuesta de Salud de Inglaterra que miden el IMC, consumo de tabaco y alcohol, e ingesta de frutas y vegetales, con una encuesta sobre bienestar emocional (Warwick-Edinburgh Mental Well-being Scale). Han encontrado que los comportamientos en salud se relacionaban con el nivel de bienestar emocional. Bajos niveles de bienestar emocional se relacionan con obesidad, consumo de tabaco, ser nunca bebedor de  alcohol o ex bebedor (menor riesgo de bajo bienestar emocional si el consumo de alcohol se sitúa en niveles de consumo de no riesgo), y con un menor consumo de frutas y vegetales. Los individuos que puntuaban mayor nivel de bienestar emocional tenían mayor probabilidad de ser no fumadores y consumir más frutas y verduras. Los autores concluyen que el no fumar y consumir frutas y verduras se relaciona con mayor nivel de bienestar emocional. El consumo de alcohol y la obesidad se relaciona con bajo nivel de bienestar emocional, y no se relacionan con un alto nivel de bienestar emocional.
 
Los autores nos advierten que este estudio nos permite estudiar la relación entre comportamientos en salud y bienestar emocional, pero no nos permite inferir causalidades. No se ha estudiado como puede afectar el nivel de actividad física al bienestar emocional. 
 
No hay duda de que el bienestar emocional está estrechamente ligado a la percepción de salud, siendo los vínculos entre salud física y emocional (mental) bidireccionales. Además hay características individuales, y factores sociales, culturales, económicos, políticos y ambientales que influyen sobre nuestro estado emocional/mental. Y LO VEMOS TODOS LOS DIAS EN NUESTRAS CONSULTAS.
    LOS 5 PASOS DEL BIENESTAR EMOCIONAL

1 comentario:

Aurora López Llames dijo...

Genial la entrada. La foto parece de los ejercicios de Brandt y Daroff. Saludos.