lunes, 15 de diciembre de 2014

¿Debemos cribar la escoliosis idiopática en el adolescente?


Hoy invitamos a escribir en el blog a María Jesús Esparza, Pediatra de Atención Primaria y miembro del Grupo de Trabajo “Previnfad/PAPPS” de la AEPap”. María Jesús nos habló en la pasada V Jornada PAPPS-PACAP Madrid del cribado de la escoliosis, y nos hizo una excelente exposición de la situación actual del tema. En su presentación Maria Jesus fue analizando todos los aspectos a tener en cuenta a la hora de decidirse a hacer un cribado como la magnitud el problema, la historia natural, el test de cribado, la eficacia del tratamiento, y la eficacia del programa de cribado.

El cribado de la Escoliosis Idiopática del Adolescente (EIA) es un tema polémico, con desacuerdos entre las distintas sociedades de Medicina, Pediatría, Traumatología, Ortopedia y de las agencias que elaboran recomendaciones en Actividades Preventivas (USPSTF, CSTF, UK National Screening Commitee.). El desencuentro se ha debido sobre todo a la falta de pruebas sobre la eficacia del tratamiento ortopédico y fisioterápico de la escoliosis. Recientemente, la publicación del primer ensayo clínico aleatorizado sobre la  eficacia del uso del corsé (estudio BRAIST), que ha demostrado eficacia en curvas de entre 20 y 40 grados, puede hacer cambiar el panorama. No obstante, el tradicional cribado escolar, realizado en muchas ocasiones por personal paramédico, sigue siendo muy cuestionado debido a que proporciona unos valores predictivos positivos (VPP) muy bajos y por lo tanto una gran carga de falsos positivos, con radiografías, derivaciones y ansiedad familiar innecesarias, además de una baja sensibilidad que ocasiona también un importante número de falsos negativos.

Por otra parte hay indicios (procedentes de estudios con limitaciones metodológicas) de que en países donde había cribado de la EIA y este se ha suspendido, tras la supresión las curvas se detectan más tardíamente y pocas veces por personal médico, dando lugar a mayor número de intervenciones quirúrgicas.

Tras el estudio de la bibliografía disponible, el grupo PrevInfad (grupo de infancia y adolescencia del PAPPS), llega a las siguientes conclusiones:
  • La mayoría de curvas leves no evolucionan a graves.
  • El mayor riesgo de progresión corresponde a EIA que aparece en mujeres premenárquicas.
  • El tratamiento de la EIA con corsé puede evitar la progresión, en curvas evolutivas.
  • Los programas de cribado escolar diagnostican gran cantidad de curvas leves.
  • Los test de cribado tienen VPP bajos, sobre todo si se realizan en cribados escolares (entorno con prevalencia baja): producen un alto número de derivaciones, de radiografías innecesarias y de preocupación familiar.
  • No hay ensayos clínicos sobre el cribado de la EIA, no está claro que el cribado mejore los resultados finales de la EIA 
Con estas premisas y tras valorar la calidad de la evidencia encontrada, ha emitido una recomendación “débil a favor” del cribado de la EIA, con importantes matizaciones, tal como deben añadirse a las recomendaciones de esta categoría.
 
RECOMENDACIÓN PREVINFAD (GRADE):
SE SUGIERE realizar el cribado de la escoliosis idiopática del adolescente, a partir de los 10 años, en el contexto del programa de salud infantil, el seguimiento de curvas leves y la derivación de curvas importantes o progresivas.
Esta recomendación se fundamenta en las pruebas existentes a favor de la eficacia del corsé para evitar la progresión hasta niveles quirúrgicos de curvas de entre 20° y 40°.
SE SUGIERE NO realizar cribado sistemático en el medio escolar. 
El documento completo se puede consultar en: http://www.aepap.org/previnfad/escoliosis.htm y la presentación power point en el siguiente enlace.

 María Jesús Esparza