jueves, 11 de diciembre de 2014

¿Qué hay que decir a nuestros pacientes sobre el cigarrillo electrónico?

EDITORIAL Revista Clínica de Medicina de Familia. Sociedad Castellano-Manchega de Medicina de Familia y Comunitaria

El uso de los cigarrillos electrónicos ha crecido de forma significativa en los últimos años, y se espera que supere en USA a los ingresos de la venta de cigarrillos en unos 10 años. Se promocionan como más saludables, y como una ayuda potencial para dejar de fumar, con la ventaja de poder fumar (“vapear”) en cualquier lugar. Sus comercializadores, significativamente entre ellos potentes compañías tabaqueras, nos dicen que son “más saludables, más limpios y más baratos”.
El crecimiento de su uso está relacionado en gran medida por el hecho de que cuestan menos que los cigarrillos al no tener impuestos específicos, y sabemos que al menos 1 de cada 5 fumadores los han probado. Sin embargo hay serias dudas sobre su seguridad y su utilidad, y son objeto de revisiones científicas recientes como la publicada en la revista Circulation de la American Heart Asociation, o la de nuestro compañero Rodrigo Córdoba en la revista Atención Primaria. Por otra parte, diversas sociedades científicas como el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo CNPT o semFYC se han posicionado sobre ellos.
Seguramente ya algún paciente nos ha preguntado sobre estos dispositivos en la consulta, y nos puede ser útil conocer unas pequeñas orientaciones para responder a sus preguntas o dudas sobre su utilidad para dejar de fumar, su seguridad de uso, y que dicen las autoridades sanitarias. Seguir leyendo...... 
Que hay que decir a los pacientes
Para aquel paciente que nunca ha fumado la respuesta cuando nos pregunten sobre su uso es simple: NO los use. Si nos preguntan nuestros pacientes fumadores sobre el uso de estos dispositivos, nuestra respuesta debe moverse entre la cautela y la precaución (ver imagen adjunta), y aprovechar la pregunta para intervenir sobre el consumo de tabaco con estrategias que han demostrado su eficacia. Una combinación de fármacos y consejos que se han demostrado efectivos para dejar de fumar  es la mejor opción.