lunes, 1 de junio de 2015

¿Hay beneficios para la salud del consumo moderado de alcohol?


Sobre los posibles efectos de protección cardiovascular del consumo de alcohol ya hemos hablado en este blog (ver Alcohol y corazón). También hemos hablado sobre si el consumo moderado de alcohol está relacionado con posibles beneficios para la salud (ver ¿Cuánto alcohol se puede beber?).
Parece que el debate científico no está cerrado y se siguen publicando estudios que aportan más información sobre el tema de si hay beneficios para la salud del consumo moderado de alcohol. Algunos estudios de hace años concluían que el consumo ligero de alcohol podría proporcionar cierto grado de protección contra la muerte prematura y las enfermedades, de manera que las personas que consumían menos de dos unidades al día vivían más tiempo que los que consumían más y que las que no consumían nada. El reciente estudio All cause mortality and the case for age specific alcohol consumption guidelines: pooled analyses of up to 10 population based cohorts ha examinado la idoneidad de los límites para el consumo de alcohol según edad, y ha explorado la asociación entre el consumo de alcohol y la mortalidad en los diferentes grupos de edad. En este estudio, publicado en febrero en la revista BMJ, los investigadores compararon los datos de la Encuesta anual de Salud de Inglaterra con los datos nacionales de mortalidad, y analizaron los hábitos de consumo de alcohol y la salud de casi 53,000 personas de más de 50 años de edad. En comparación con las personas que nunca habían consumido alcohol, cualquier efecto protector del alcohol quedó en gran medida limitado a los hombres de 50 a 64 años de edad que declararon un promedio de 15 a 20 unidades de alcohol a la semana, y a las mujeres a partir de 65 años que consumían un promedio de 10 unidades o menos a la semana. Incluso para estos grupos, los beneficios eran tan mínimos que podrían explicarse por los llamados "sesgos de selección". El consumo de alcohol parece proporcionar entre poca y ninguna protección contra la mortalidad en la mayoría de los grupos por sexo y edad.
Como curiosidad decir que los anglosajones miden de forma distinta las unidades de consumo que nosotros. Las unidades o bebidas a las que alude el estudio son mas de los 10 gr que consideramos nosotros como una unidad (una caña de cerveza o 100 cc de vino).
El anterior es un estudio epidemiológico que puede estar sujeto a muchos sesgos pero que nos puede llevar a reflexionar sobre la relación entre la exposición al consumo de alcohol y riesgo de mortalidad. En nuestro taller Mójate con el alcohol explicamos que a partir de un nivel de consumo se incrementa el riesgo significativamente. Este umbral es distinto para cada enfermedad, en enfermedad cardiovascular hay cierta protección hasta un nivel de consumo y luego se incrementa. En la enfermedad hepática es un riesgo lineal hasta cierto punto y luego hay un incremento exponencial. En el cáncer es lineal, incluso consumos moderados pueden incrementar riesgo. En la diapositiva que os adjunto se explica la relación entre riesgo de mortalidad y consumo de alcohol según tipo de enfermedad.

Lo sensato es decir a nuestros pacientes, que en la actualidad consumen alcohol, que piensen en moderar la cantidad que consumen. A los que no beben que sigan siendo abstemios.