lunes, 5 de octubre de 2015

¿Cuánto ejercicio físico es demasiado?


Hace un mes difundíamos un meta-análisis que resaltaba la importancia de realizar ejercicio físico de forma habitual para reducir el riesgo cardiovascular, sin embargo especificaba que no todas las personas debían realizar el mismo tipo de ejercicio físico, si no que este variaba en relación a su edad, género o estado de salud previo (ver Ejercicio físico para la salud SI,  pero no por igual en todos nuestros pacientes).
Queda claro que la práctica de una actividad física moderada, controlada y dirigida, ocasiona más beneficios que problemas sobre la salud. Sin embargo en el momento actual desconocemos cuál es el punto de corte óptimo de esfuerzo físico que beneficia a nuestra salud proporcionándonos la mejor “condición física” y por ende salud.
Desde hace tiempo sabemos que con una actividad física moderada obtenemos enormes beneficios para la salud que aumentan muy poco cuando la actividad es muy intensa  (Workshop on Epidemiologic and Public Health Aspects of Physical Activity and Exercise: a Summary), A esto se le ha denominado “Ley de los rendimientos crecientes”, por otro se observa que los riesgos de la actividad física moderada son mínimos, mientras que aumentan de forma exponencial ante una actividad física intensa. Todo conocemos el mito de la gesta del soldado griego Filípides, quien en el año 490 a. C. habría muerto de fatiga tras haber corrido unos 37 km desde Maratón hasta Atenas para anunciar la victoria sobre el ejército persa.
Las recomendaciones generales de actividad física para la salud y en adultos mayores del ACSM/AHA 2007; WHO/OMS 2010 y ACSM 2011, aconsejan realizar 150 minutos a la semana de una actividad moderada (entre 3 y 6 METs de intensidad) o bien 75 minutos semanales de actividad física aeróbica intensa. También en nuestro país Recomendaciones Actividad Física para la salud y reducción sedentarismo.
 
La publicación este año en JAMA  del artículo Leisure time physical activity and mortality: a detailed pooled analysis of the dose-response relationship, ha vuelto a reabrir el debate de si es peligroso para la salud los altos niveles de ejercicio físico. Además, se ha publicado recientemente en Medscape un interesante artículo revisión sobre este tema, que nos alerta nuevamente del riesgo para nuestra salud de realizar un exceso de ejercicio físico. Strenuous Exerciser vs Total Couch Potato: Which Is Riskier?  (Medscape, requiere subscripción). Sin embargo continúa sin poder establecer ¿Cuál es el límite de ejercicio físico que resulta beneficioso para nuestra salud?, aunque parece ratificar que las recomendaciones anteriormente expuestas son suficientes para obtener una buena salud.
 
José Ignacio Ramírez
Grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud del PAPPS