jueves, 15 de octubre de 2015

La batalla contra el consumo de azucar en la dieta se intensifica.

La "batalla" contra el consumo de  azúcar en la dieta se intensifica con diversas acciones a nivel mundial. Una de las primeras organizaciones sanitarias en lanzar la primera piedra ha sido la OMS que ha publicado recientemente su  Directriz para la ingesta de azúcares para adultos y niños. Este documento afirma que la ingesta elevada de azúcares libres es preocupante por su asociación con la mala calidad de la dieta, la obesidad, el riesgo de contraer enfermedades no transmisibles, y la caries dental. La presente directriz se ha basado en pruebas científicas y ha aplicado el método de clasificación de la evaluación, desarrollo y valoración de las recomendaciones o GRADE. Los azúcares libres se refieren a los monosacáridos (como la glucosa y la fructosa) y los disacáridos (como la sacarosa o el azúcar de mesa), que se agregan a los alimentos y las bebidas por el fabricante, el cocinero o el consumidor, así como azúcares que están naturalmente presentes en miel, jarabes, zumos de fruta y concentrados de zumos de fruta. Las directrices no se refieren a los azúcares de las frutas frescas y verduras o los azúcares presentes de forma natural en la leche, porque no hay evidencia sobre los efectos adversos de consumir estos azúcares. Estas son sus recomendaciones:
 
  • La OMS recomienda una ingesta reducida de azúcares libres a lo largo de toda la vida (recomendación firme).
  • Tanto en adultos como en niños, la OMS recomienda reducir la ingesta de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta calórica total (recomendación firme).
  • La OMS sugiere que se reduzca aún más la ingesta de azúcares libres a menos del 5% de la ingesta calórica total (recomendación condicional).




El mundo científico sanitario contribuye a la batalla aportando conocimiento sobre el tema, haciéndose eco de las directrices como el BMJ, o publicando artículos recientes como JAMA  The Link Between Dietary Sugar Intake and Cardiovascular Disease Mortality An Unresolved Question, o en la revista Circulation Estimated Global, Regional, and National Disease Burdens Related to Sugar-Sweetened Beverage Consumption in 2010. También incluyendo la necesidad de limitar su consumo en las recomendaciones dietéticas como en las Nuevas directrices dietéticas norteamericanas.
Nuestro blog ya se ha hecho eco en el pasado de los peligros para la salud cardiovascular del consumo de azúcar en ¿Es peligroso el consumo de azúcar para la salud cardiovascular? Y sigue atentamente las batallas que se libran en los medios de comunicación y las redes sociales, como las noticias del NYT, que nos advierte de que el azúcar esta por todas partes y es adictivo, y El Mundo que afirma que el consumo de bebidas azucaradas se asocia a 184.000 muertes al año citando al artículo de Circulation arriba señalado.
Uno de los frentes se está librando en advertir a la población sobre la cantidad de azúcar que consumimos, muchas veces sin darnos cuenta, y en cortar la cantidad consumida (How to cut down on sugar in your diet). San Francisco USA podría ser la primera ciudad en  colocar esta advertencia sanitaria a las bebidas azucaradas.
 
 Una gran parte de los azúcares que son consumidos actualmente están “escondidos” en alimentos procesados que no son considerados como dulces por los consumidores. Por ejemplo, una cucharada de kétchup contiene alrededor de 4 gramos (cerca de una cucharadita) de azúcares libres. Una lata de refresco endulzado con azúcar tiene hasta 40 gramos (cerca de diez cucharaditas) de azúcares libres.