lunes, 19 de septiembre de 2016

Nuevo número de la revista Comunidad de septiembre 2016: Un diezmo para la Comunidad


Ya está disponible el nuevo número de la revista Comunidad de septiembre 2016;2(18):1, desde nuestro blog queremos hacer difusión de la revista, y destacamos la editorial:
Los días 24 y 25 de noviembre se celebra en Zaragoza el XVIII Encuentro del Programa de Actividades Comunitarias en Atención Primaria, con el lema «Redes y alianzas en salud comunitaria».
Una de las mesas organizadas se ocupará de conmemorar el nacimiento del Programa de Actividades Comunitarias de Atención Primaria (PACAP). Han transcurrido 20 años. Y con estas palabras: «para estimular, apoyar y promover las actividades comunitarias en el ámbito de la Atención Primaria de Salud, así como para avanzar en el terreno del conocimiento de los instrumentos y la metodología del trabajo comunitario», la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria semFYC) creaba en 1996 el PACAP. El acta de constitución añadía: «con el convencimiento de que “lo comunitario” ha de formar parte del perfil profesional y de los contenidos de trabajo de los médicos de familia, y con la percepción de que su desarrollo es muy escaso y heterogéneo, no existiendo consenso sobre un marco general metodológico para su correcto abordaje».
Un balance rápido de la situación actual de las actividades comunitarias en Atención Primaria nos lleva a la conclusión de que todavía estamos ante un largo camino por recorrer. Podemos concluir que el empeño y el esfuerzo realizado por decenas, centenares de profesionales, no termina de ofrecer los frutos deseados. Las actividades comunitarias no disfrutan del apoyo ni del impulso de las administraciones, la mayoría de los profesionales se sienten ajenos a ellas y su implantación es errática y voluntarista en la mayoría de los territorios, salvo contadas excepciones.
Esta situación sucede en un contexto social, político y económico en el que aparentemente todas las corrientes de opinión relacionadas con los sistemas sanitarios apuestan por la necesidad de su reorientación, atribuyendo un mayor protagonismo a la comunidad. Las propuestas de sostenibilidad del sistema sanitario, del empoderamiento de los pacientes, las iniciativas para un envejecimiento saludable, las de intervenir para disminuir las desigualdades sociales o la urgencia en priorizar los recursos para actuar sobre los determinantes en salud, todas estas propuestas, reivindican que los profesionales sanitarios dediquen parte de su tiempo a las actividades comunitarias.
La paradoja, la decepción, es que estamos muy alejados de acercarnos a esta realidad. Sin embargo, sí es posible conseguirlo, y una de las variables esenciales sobre las que hay que intervenir es el tiempo de dedicación de los profesionales. Para ello, proponemos que a lo largo de la próxima década todos los profesionales de los equipos de Atención Primaria dediquen una décima parte de su tiempo a realizar actividades en y con la comunidad. En definitiva, se trataría de conseguir una dedicación de trabajo equivalente a un día de cada dos semanas para las actividades comunitarias, que se realizarían de manera conjunta entre los profesionales del equipo de Atención Primaria y los líderes de los colectivos sociales, junto con los responsables de las administraciones locales y los técnicos de salud pública de cada territorio.
Para alcanzar este cambio en el sistema sanitario, es preciso acompañarlo de un cambio en visión y capacitación de los políticos y gestores sanitarios, y de un liderazgo entre los profesionales sanitarios, ofreciéndoles formación en las competencias necesarias para el desempeño de actuaciones en la comunidad. Además, resulta imprescindible generar buenas prácticas, evaluadas con rigor metodológico, que sean replicables y garanticen resultados en salud. Sin olvidar la imprescindible asignación de presupuesto que conviertan en realidad las buenas intenciones.
De nuevo estamos deseando abrir una época de esperanza: para ello, dediquemos en la próxima década un diezmo de nuestro tiempo en, para y con la comunidad.
Asensio López Santiago
 Comunidad septiembre 2016;2(18):1