jueves, 27 de marzo de 2014

Novedades en las advertencias sanitarias en las cajetillas de tabaco.


La Nueva Directiva Europea de los Productos del Tabaco  ha sido recientemente aprobada en el Parlamento Europeo y va a suponer importantes cambios. Se ha ampliado el tamaño de las advertencias sanitarias en los productos del tabaco, de forma que van a llegar al 65% del total de la superficie del envase.
Los estudios realizados en Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Brasil demuestran que las advertencias sanitarias pueden doblar las tasas de intento de abandono del tabaco pero no hay evidencia de su impacto a largo plazo. La prevalencia puede llegar a caer un 2% el primer año. La fuerza de la evidencia es moderada, la magnitud del efecto es variable  y hay un número creciente de estudios en los últimos años. Es posible que sea algo mas efectiva en países de ingresos bajos-medios aunque donde la población esta menos informada de los devastadores efectos del tabaco en su salud. (Ver presentación
Las advertencias sanitarias en las cajetillas de tabaco podría mejorar su impacto si el primer año de su implantación se acompañan de informes del Ministerio de Salud sobre tabaco y enfermedad y se hacen campañas informativas en los medios de comunicación. El objetivo de las advertencias sanitarias no es reducir el número de fumadores existentes en el país a corto plazo, sino modificar las actitudes, incrementar la disonancia y lograr por ello que más gente se plantee dejar de fumar, además de disuadir a los jóvenes en el inicio. De todas las estrategias preventivas esta es la única que coincide con el acto de fumar; como resultado de ello un fumador de un paquete diario está expuesto a estos mensajes un promedio de  7000 veces al año.
En la experiencia de Canadá, primer país en incluir imágenes de enfermedades causadas por el tabaco,  es interesante señalar que el 91% de los fumadores han leído las advertencias de las cajetillas y habían visualizado las imágenes (Sólo un 3% de los fumadores usan fundas o pitilleras pasa ocultarlas en los primeros meses). Su lectura se asocia con incremento de la intención de dejar de fumar entre el 11 y el 16%. El 23%  intentó dejar de fumar después de su aparición en las cajetillas. El 24,3%  redujo el consumo de cigarrillos y el 10,8% dejó de fumar después de 3 meses de seguimiento.
 
 

Brasil fue el segundo país en adoptar esta medida y su evaluación de impacto demostró resultados positivos, como por ejemplo, 76% de los entrevistados apoyaron la obligatoriedad de las imágenes; 54% de los fumadores entrevistados modificaron su idea sobre las consecuencias causadas por el tabaquismo y 67% de los fumadores dijeron haber sentido deseos de dejar de fumar. En estos momentos tienen esta legislación al menos 9 países europeos: Bélgica, Estonia, Finlandia, Lituania, Portugal, Eslovenia, Suecia, Reino Unido y Francia. 

 Situación en España:
1)    Desde 1993, los productos de tabaco en España incluyen advertencias sanitarias en forma de texto.
2)     Un decreto  publicado en Mayo 2010 introdujo las advertencias sanitarias con imágenes explicitas a color que ocupan al menos el 50% de la superficie del los paquetes de cigarrillos y demás productos de tabaco.

 Para saber mas sobre advertencias sanitarias
 
Rodrigo Córdoba García
Grupo Educación Sanitaria y Promoción de la Salud del PAPPS