lunes, 21 de abril de 2014

“Basta ya, deje de malgastar dinero en suplementos vitamínicos o de minerales"


El papel de la suplementación con vitaminas o minerales para prevenir enfermedades o evitar su progresión es un tema de plena actualidad, con muchas implicaciones médicas y económicas. Solo hay que pensar en los millones de euros que los pacientes se gastan en su compra que se podrían dedicar a otros menesteres (solo en USA se gastaron 28.000 millones de dólares en 2010 y la cifra crece año a año). La postura del editorialista de la revista  Annals of Internal Medicine  es clara “Basta ya, deje de malgastar dinero en los suplementos vitamínicos o de minerales”. No hay ningún beneficio claro e incluso podrían ser perjudiciales, no los use para prevenir enfermedades crónicas.
 
Para llegar a estas conclusiones se han analizado estudios publicados recientemente sobre el efecto de las vitaminas en distintas enfermedades:
 
 Por otra parte los beta-caroteno, la vitamina E, y altas dosis de vitamina A pueden ser perjudiciales para la salud. La excepción puede ser la vitamina D, en la que el papel de su suplementación es un área abierta de investigación, especialmente en los que tienen deficiencia de vitamina D, para ver si los beneficios superan a los riesgos. Los estudios de suplementación con vitamina D han dado resultados contradictorios, algunos concluyen que previenen caídas en personas mayores, otros no encuentran beneficios, incluso en un estudio aumenta las caídas.
 No hay que olvidar que hay un grupo que necesita especialmente suplementos de vitamina: las mujeres embarazadas. Para ellas, la administración de suplementos de ácido fólico es importante porque previene defectos del tubo neural en sus bebés.