jueves, 19 de febrero de 2015

Cambios en el estilo de vida saludable, de la clínica a la comunidad


Para que las personas cambiemos hacia un estilo de vida saludable son útiles dos enfoques que pueden complementarse y reforzarse: tener comunidades saludables e intervenir desde los sistemas sanitarios. Este es el enfoque que nos da el interesante artículo Healthy Behavior Change in Practical Settings.
A destacar del artículo el árbol para navegar en el cambio del estilo de vida.
 

El camino para el cambio debe incluir:
  • Comprometer al paciente con el cambio hacia una mejor salud.
  • Conocer que cambio quiere hacer, y sus razones para cambiar.
  • Conectar los recursos internos y externos del paciente que pueden ayudar para el cambio.
  • Reforzar la capacidad del paciente para cambiar.
  • Celebrar y reforzar lo conseguido.
Para llegar al éxito en el cambio debemos considerar, además, cuales son las circunstancias exteriores que influyen (sociales, familiares, físicas), asumir un papel de guía (activar y ayudar a elaborar un plan de cambio), y hacer que el cambio sea fácil de alcanzar simplificando los pasos hasta el objetivo final.
Lo más importante que nos sugiere este artículo es que hablemos con nuestros pacientes sobre su estilo de vida no saludables, sobre cómo influye y condiciona el entorno su estilo de vida, y como podemos hacer para hacer más fáciles los cambios.

Unir lo que hacemos en la práctica clínica con un enfoque comunitario es lo que nos proponen en el documento de Consejo integral en estilo de vida en Atención Primaria, vinculado con recursos comunitarios.